Maquinista hablaba por teléfono al momento del accidente

El maquinista del tren que la semana pasada se descarriló en las afueras de Santiago de Compostela, noroeste de España, hablaba por teléfono con un operador de su compañía al momento del accidente, revelaron hoy las cajas negras.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia reveló en una nota algunos de los contenidos de las cajas analizados este martes en el Juzgado Tercero de Instrucción de Santiago de Compostela, el que revela que el conductor Francisco José Garzón recibió una llamada de un superior de la empresa ferroviaria.

El suceso ocurrió el pasado 24 de julio a unos tres kilómetros de la capital gallega, cuando al descarrillarse el tren que cubría la ruta Madrid-Ferrol dejó 79 personas fallecidas, y más de 130 heridas, de las que unas 22 están graves.

Según los datos de las cajas negras, el tren viajaba a 192 kilómetros por hora en kilómetros previos al accidente, y uno de los mecanismos de frenado bajó la velocidad a 153 kilómetros por hora al que iba al momento de salirse de la vía.

En unos minutos antes del accidente, a las 20:42 horas locales (18:42 GMT) el maquinista Garzón recibió una llamada a su teléfono de empresa de un superior de la Red Nacional de Ferrocarriles de España (Renfe) que le indicaba qué hacer antes de llegar a su destino.

Además, en ese momento el maquinista habría consultado o un documento o plano, según se deduce de la conversación.

El conductor reconoció el pasado domingo ante el juez haberse despistado y creer que estaba en otro punto diferente y no donde ocurrió el accidente.

En espera de que la Policía Judicial realice un informe técnico, el juez Luis Aláez instruyó a realizar revisiones de los vagones, datos técnicos de las vías y de las ruedas de los vagones.