Depende de un voto legalización de mariguana en Uruguay

La Cámara de Diputados de Uruguay debatirá este miércoles la legalización en la producción, venta y consumo de la mariguana en un clima de incertidumbre, ya que al oficialismo le falta un solo voto para aprobar la iniciativa.

La oposición ya anticipó su rechazo al proyecto, mientras que por parte de la bancada del partido en el poder, el Frente Amplio, sólo hay un legislador que ha preferido mantener su decisión en el misterio.

Se trata de Darío Pérez, un legislador que por ahora concentra todas las miradas porque de su voto depende que Uruguay se convierta en el primer país del mundo en legalizar la mariguana.

Fue este legislador quien frenó la histórica votación que se iba a realizar a principios de julio, ya que consideró que la ley no era "prioritaria", aunque especuló al afirmar que no había dicho que iba a votar en contra.

La iniciativa legal prevé la inscripción de consumidores en el Instituto de Regulación y Control de Cannabis, un nuevo organismo público que otorgará licencias de plantación de la droga a privados.

El nuevo órgano será el responsable de fiscalizar el cumplimiento de las normas referidas a la mariguana y sancionará a quienes incumplan las leyes.

La iniciativa es muy diferente a la que el año pasado presentó el presidente uruguayo José Mujica y que otorgaba al Estado el monopolio para la producción y comercialización de esa planta.

Ahora, el Estado sólo podrá otorgar licencias para la distribución de la droga, lo que implica que regulará y controlará el mercado, pero no podrá producir.

Para ser aprobado, el polémico proyecto de ley requiere 50 votos, de los 99 miembros que tiene la Cámara de Diputados, pero el Frente Amplio apenas si cuenta con el número justo de legisladores para avalar la iniciativa.

Mientras tanto, una nueva encuesta ratificó que el 63 por ciento de los uruguayos rechaza la despenalización, además de que un 31 por ciento consideró que los problemas de narcotráfico se agravarán con esta nueva ley.