Esperan fuerte debate en Congreso de Guatemala por emisión de bonos

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, defendió hoy la propuesta de emisión de Bonos del Tesoro por unos 450 millones de dólares, que se apresta a enviar al Congreso para su estudio.

La iniciativa del Ejecutivo es rechazada por la oposición y grupos empresariales que advirtieron sobre el endeudamiento que representa para el país, la colocación de bonos y pidieron a los diputados que desaprueben la propuesta.

En el Congreso (unicameral, 158 diputados), pese a las gestiones del Ejecutivo, parece dominar la tendencia de rechazo a la iniciativa, que el gobierno pretende para cubrir el pago de "deuda flotante" por obras viales a cargo de empresas de la construcción.

El titular del central Banco de Guatemala y de la Junta Monetaria (JM), Edgar Barquín, dijo por su parte que la emisión de bonos por el monto que pretende el gobierno no elevará el déficit fiscal a un nivel que ponga en riesgo la estabilidad macroeconómica del país.

El presidente Pérez Molina afirmó que la propuesta de colocación de Bonos del Tesoro se elaboró con base en un dictamen técnico-financiero de la JM, autoridad rectora de la política monetaria, que dio su "opinión favorable" a la iniciativa.

Lamentó las especulaciones que se han generado de parte de la oposición política, a raíz de que se difundió la intención de solicitar al Congreso la aprobación de los bonos.

Aseguró que en los próximos días se enviará a los diputados el proyecto de ley de los Bonos del Tesoro, y entonces se conocerá el contenido de la iniciativa y el Organismo Legislativo "tendrá en sus manos la decisión" de aprobar o rechazar el proyecto.

El proyecto de emisión de bonos por tres mil 500 millones de quetzales (450 millones de dólares) genera división hasta en el sector empresarial, cuyas cámaras comerciales, industriales y agrícolas rechazan la iniciativa.

Sin embargo el sector empresarial de la construcción apoya al Ejecutivo, en especial el gremio de los constructores de infraestructura vial, que en un comunicado exhortó al Congreso a aprobar "de urgencia nacional" la emisión de bonos.

El gobierno adelantó que los recursos obtenidos de la colocación de los bonos se utilizarán para el pago de la deuda por obras viales que la administración anterior (2008-2012) dejó pendiente.

El gremio de la construcción de infraestructura vial reconoció al gobierno actual por atender el problema "y buscar un mecanismo para honrar la deuda", pese a que es un compromiso incumplido por administraciones pasadas.

Aclaró que "la deuda espuria y sin respaldo quedó fuera de estimación. Toda vez que las auditorías realizadas redujeron el monto de la deuda de 13 mil millones (mil 600 millones de dólares) a tres mil 500 millones, que son montos debidamente auditados".