Urgen a establecer programa para desecho de pilas

La presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, Adriana López Moreno, reveló que pese al foco de contaminación que representan las pilas que se desechan, la Asociación Mexicana de Pilas se niega a establecer un Programa para darle un uso final y adecuado a estos artículos.

En entrevista, la diputada federal argumentó que esta asociación no está de acuerdo con realizar este plan debido a que le genera costos económicos adicionales y por ello tendrían que aumentar el precio de las pilas al consumidor.

La legisladora del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) informó que la AMP ya ha considerado incrementar de 10 a 15 pesos el costo de las pilas, y que podría ser más si se implementara dicho programa para tirar las pilas de manera segura y para proteger la salud de la población y del medio ambiente.

López Moreno refirió que los diputados y funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) han analizado la situación sobre el desecho final de las pilas, y es grave, pues al tirarse en los ríos y basureros no especializados contaminan las aguas y la tierra.

Citó que los diputados y servidores públicos de Semarnat conocieron de parte de los industriales de las pilas un análisis que da cuenta sobre el costo que implicaría realizar un programa para el desecho final de estos artículos.

El estudio puntualiza que para establecer un programa adecuado se requieren de 600 millones de pesos, si se calcula un peso de inversión por pila.

En México el uso de pilas primarias se incrementó en un periodo de 10 años en un 13 por ciento, al pasar de dos mil 500 a 32 mil 900 toneladas.

De acuerdo con un estudio que realizó en el 2009, el más reciente, el Instituto Nacional de Ecología (INE) se puntualizó que el consumo por persona en México se estima en 12 pilas, sin incluir el uso de pilas recargables.

Informó que las pilas comerciales y desechables están compuestas por carbono-zinc, alcaninas, de litio y de zinc-aire, mientras que las pilas secundarias que son las recargables son hechos de niquel-cadmio y niquel-hidruro metálico y solo se comercializan en el mercado informal, mientras que las otras también se venden en el informal.

Finalmente, de acuerdo a los estudios, las pilas desechables, sobre todo las que se venden en el mercado informal, como las pilas de litio tienen mercurio y las zinc-aire, mercurio y camdio, que al tirarse sin tener el cuidado necesario, desprenden dicha sustancia que afecta gravemente a la salud y al medio ambiente.