Consideran ineficiente investigación de menor secuestrado en Toluca

Alfredo Martínez Gutiérrez acusó que el proceso de búsqueda para su hijo secuestrado hace cinco meses es ineficiente y consideró que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) no atiende el caso adecuadamente.

En conferencia de prensa, el padre de Carlos Eduardo Martínez González recordó que éste fue secuestrado de la puerta de la escuela Montessori en la ciudad de Toluca, el pasado 14 de febrero a las 14:04 horas.

Ese día las cámaras de videovigilancia municipales no servían y los elementos de seguridad privada que resguardaban el colegio fueron cambiados.

Ese día, tras 25 minutos de haber sido secuestrado a bordo de una camioneta, recibieron la llamada en su hogar de un supuesto integrante de La Familia Michoacana, solicitando un rescate de 10 millones de pesos, relató.

"Es tan extraño, porque la procuraduría nos dice que debió ser alguien de nuestra familia o cercano a nosotros, pero también que ya tienen sospechosos y no los han llamado a presentarse ni a declarar ni nada", dijo Martínez Gutiérrez.

"Cuando los extorsionadores supieron que no había tal cantidad, entonces se bajaron a dos millones de pesos, pero tampoco los tuvimos", narró.

Tras cuatro días de negociación, el secuestrador advirtió que no podían tener más al menor en su poder y "por eso les aseguro que mi hijo ya está muerto y le pido a Dios que le quitaran la vida lo más rápido posible, porque sabemos lo que hacen esas bandas", externó.

El padre de Carlos Eduardo dijo que acudieron a la PGJE y a la Fiscalía de personas desaparecidas en la entidad, pero sólo reciben como respuesta una disculpa y que no hay avances sobre la investigación.

Advirtió que como no hay respuesta, "lo único que quiero son los restos de mi hijo, que les repito, debe estar muerto tras 150 días de su desaparición".

"Estoy muerto en vida, sin él lo único que quiero es hacer justicia y les pido que me ayuden", manifestó.

Por su parte, la Procuraduría mexiquense se solidarizó con la desesperación de Martínez Gutiérrez e informó que hay avances claros en la investigación, incluso personas que llamaron a declarar de quienes no es posible ofrecer datos, pues rebasa a las leyes ventilar detalles sobre el caso.

De acuerdo con la dependencia, está por completo sensible al caso y recordó que si bien este secuestro entró a la Alerta Amber días después de ocurrido, se debe a que los protocolos así lo marcan, pues depende del consejo consultivo que evalúa cada caso.