Fuera de control pérdidas por desastres en América: ONU

La Organización de Naciones Unidas (ONU) llamó hoy al sector privado del continente a considerar en sus estrategias de inversión la gestión del riesgo, debido a que las pérdidas económicas por desastres naturales están fuera de control.

Un reporte de la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), divulgado en Panamá, señaló que esos riesgos irán en aumento "a menos que la reducción del riesgo de desastres se torne el elemento fundamental de las estrategias de inversión privada".

El reporte revisa bases de datos nacionales sobre las pérdidas ocasionadas por desastres en 40 países, una encuesta con pequeñas y medianas empresas y una revisión de la gestión del riesgo en 14 empresas multinacionales de renombre.

El informe señaló que la transformación de la economía en los últimos 40 años generó "un rápido aumento del riesgo en los países de renta baja, media y alta".

El estudio citó el caso de Colombia, donde entre 2010 y 2012, el fenómeno de La Niña ocasionó pérdidas económicas directas por seis mil millones de dólares.

Además, fue necesario invertir en 2011 mil 700 millones de dólares para reparar la red vial de colombiana, el 14 por ciento del sistema nacional y el tres por ciento de sus puentes.

Como consecuencia, las empresas enfrentaron costos más altos por el aumento en los precios del transporte o a interrupciones en las cadenas de suministro, sumado a las dificultades para cumplir sus contratos con los mercados externos y una menor producción.

La investigación apuntó que las pequeñas y medianas empresas fueron las más perjudicadas por la carencia de seguros y recursos para recuperarse.

El informe indicó que países del Caribe como Anguila, Islas Turcas y Caicos, Islas Caimán y Guadalupe podrían perder hasta 30 por ciento del valor de su capital urbano por los ciclones tropicales.

El área más castigada sería el turismo, la actividad principal de esas naciones.

En 2004, el huracán Iván ocasionó pérdidas en Granada por 900 millones de dólares, más del doble de su Producto Interno Bruto (PIB), y repercutió en una menor demanda de servicios del sector.

El jefe de la Oficina Regional para las Américas de la UNISDR, Ricardo Mena, señaló que los desastres muestran "el grado de dependencia de los negocios en los recursos vitales de la infraestructura pública".

Refirió en este caso los caminos, el suministro de agua, electricidad y las telecomunicaciones.

"Una vez que se cortan estos servicios vitales, un país corre el riesgo de perder su reputación en cuanto a su competitividad, y los negocios que cierran sus puertas podrían no volver a abrirlas más o simplemente trasladarse a otros países", advirtió.

Mena indicó que "la reducción del riesgo de desastres disminuye la incertidumbre, aumenta la confianza, reduce los costos y crea valor para los negocios".

En este punto la encuesta de la UNISDR entre 14 empresas multinacionales reveló que altos ejecutivos tienen cada vez más presente la vulnerabilidad de sus firmas frente a los desastres y han comenzado a fortalecer la gestión del riesgo.

El sondeo con mil 300 medianas empresas en seis ciudades propensas a desastres reveló que 75 por ciento ha sufrido interrupciones por daños o la destrucción de servicios de electricidad, agua y telecomunicaciones.

Pero sólo 14.2 por ciento -de las que dijeron tener menos de 100 empleados- disponían de un enfoque para gestionar desastres.

Las ciudades estudiadas fueron Bogotá, Colombia; Kingston, Jamaica; Miami, Estados Unidos; San José, Costa Rica; Santiago, Chile y Vancouver, Canadá.

"Los inicios en el cambio de actitudes del sector privado ahora deben transformarse en un enfoque más sistemático para la gestión del riesgo de desastres, en alianza con el sector público, a fin de lograr que el mundo sea un lugar más seguro", indicó Mena.