Participa México en debate sobre situación humanitaria en Siria

El Gobierno de México condenó las graves violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado en Siria y lamentó la parálisis del Consejo de Seguridad de la ONU para atender esta situación.

Durante una reunión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), convocada para abordar la situación que se vive en esa nación de Oriente Medio, el representante permanente de México, Jorge Montaño, respaldó la iniciativa conjunta de Estados Unidos y Rusia para llegar a un arreglo político en este tema.

En un comunicado la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) precisó que entre los planteamientos de la propuesta ruso-estadunidense se prevé la convocatoria a una segunda conferencia internacional en Ginebra para implementar el Comunicado de 2012.

La cancillería indicó que Montaño y Martínez, a nombre del gobierno de México, hizo votos para que la conferencia se celebre lo antes posible.

En el encuentro efectuado en Nueva York, convocado para escuchar el informe presentado por la Comisión Internacional Independiente de Investigación para Siria, también llamó a que la ONU esté a la altura de este reto histórico.

Esto con el objetivo de que se ponga fin al sufrimiento de la población siria, al tiempo que deploró la grave crisis humanitaria ocasionada por dicho conflicto.

De esta manera, el representante permanente de México condenó enérgicamente la violencia contra la población civil en territorio sirio, al tiempo que reiteró que no debe privilegiarse la solución militar para poner fin al conflicto, por el enorme costo humanitario que ello está provocando.

En este sentido, enfatizó la importancia de que cesen los enfrentamientos y comience un diálogo incluyente que atienda las demandas legítimas del pueblo sirio, el cual deberá estar basado en el Comunicado Conjunto adoptado en Ginebra en 2012.

Además se debe exhortar a todas las partes involucradas en el conflicto a respetar plenamente los derechos humanos de la población y apegarse a las normas del Derecho Internacional Humanitario, aseveró.

En este contexto, advirtió que para garantizar una reconciliación nacional y paz duradera, es necesario que la comunidad internacional haga uso de las herramientas apropiadas para combatir la impunidad y sancionar a los responsables de los graves crímenes que se han cometido en el conflicto sirio.

México expresó su preocupación por el aumento del flujo de armas en la región y los informes sobre la utilización de armas y tácticas de guerra prohibidas contra la población civil, lo que constituye una violación al derecho internacional y a las garantías individuales.

Asimismo, y ante el presunto uso de armas químicas en Siria, la República Mexicana reiteró su condena al uso de estas "armas inhumanas por cualquier actor y bajo cualquier circunstancia".

La Comisión Internacional Independiente de Investigación para Siria fue establecida en 2011 por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, a fin de investigar todas las presuntas violaciones de derechos humanos en Siria desde marzo de 2011.