Trabaja gobierno por un México verde, próspero y sustentable

El presidente Enrique Peña Nieto señaló que la incorporación de la reserva de la biósfera El Pinacate y el Gran Desierto de Altar al listado de patrimonio mundial natural, alienta al gobierno federal a seguir trabajando por un México verde, próspero y sustentable.

En el marco de la entrega del certificado de Nuevo Bien de Patrimonio Mundial Natural por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), señaló que "México asume con orgullo y plena responsabilidad el compromiso internacional de proteger y conservar su patrimonio natural".

Con esta distinción, añadió el presidente Peña Nieto, la Reserva de la Biósfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar adquieren un valor excepcional que trasciende las fronteras en beneficio de todos los habitantes del planeta.

Refirió que México cuenta con 32 sitios inscritos en la lista de patrimonio mundial, de ellos 27 son de carácter cultural y cinco de orden natural, con lo cual se coloca como el primer país de América Latina con más sitios en el listado y la sexta a nivel mundial.

"Si sumamos la extensión de los cinco sitios naturales inscritos, México cuenta con 2.3 millones de hectáreas que son patrimonio de la humanidad, para darle dimensión a lo que esto significa, es una superficie superior a una extensión total de cinco entidades del país juntas, si sumamos el territorio de Aguascalientes, Colima, Distrito Federal, Morelos y Tlaxcala", dijo.

El mandatario federal enfatizó que cada uno de esos cinco territorios es único y en ellos se protegen desde bosques hasta islas, ecosistemas desérticos y un santuario ballenero.

Sin embargo, a pesar de la gran importancia de estos sitios naturales y culturales que nos distinguen en el mundo, no todos los mexicanos conocen su existencia y menos aún saben que constituyen un patrimonio de la humanidad, agregó el presidente Enrique Peña.

Por ello, es que instruyó a los titulares de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, y de la Secretaría de Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud, a crear en el Palacio Nacional un salón denominado "México, patrimonio de la humanidad".

En este espacio, estarán expuestos los certificados que Unesco ha concedido al país, acompañados de información, así como una muestra fotográfica y video de cada uno de estos activos universales.

El Gobierno de la República, dijo Peña Nieto, trabaja para que en todas las áreas protegidas naturales federales que son 176 a la fecha se cuente con una política eficaz de conservación.

Ello, significa ser capaces de conciliar las necesidades de sus habitantes con los objetivos de preservación ambiental en las más de 25 millones de hectáreas decretadas como áreas naturales protegidas, abundó.

El presidente Peña Nieto detalló que esa extensión representa 13 por ciento del territorio nacional y México ha comprometido incrementar a 17 por ciento el territorio de preservación natural para el año 2020.

Dijo que si bien, se han logrado importantes avances en la operación y manejo de las áreas protegidas, se enfrentan retos que requieren de una mejor coordinación ya que el país continúa perdiendo importantes extensiones de ecosistemas.

Entre los principales desafíos, mencionó, están el crecimiento desordenado de las ciudades, la conversión de bosques y selvas en áreas de cultivo, los incendios forestales, el tráfico de especies y las evidentes consecuencias del cambio climático.

"Por ello, he instruido a la Semarnat a fortalecer las acciones para asegurar el patrimonio natural, especialmente aquel que nos distingue ante el mundo, que en caso de nuestras áreas protegidas, además de ser pulmones y auténticas fábricas de agua de nuestro país, también deben ser ventanas de oportunidad para avanzar hacia el México verde e incluyente que anhelamos construir", puntualizó.

El presidente recordó que más de 70 por ciento del territorio de áreas protegidas se encuentra bajo alguna forma de propiedad social o privada, por lo cual instruyó a acelerar los trabajos para que todas esas áreas protegidas cuenten con su propio programa de manejo.