Eligen a primer latino para presidir Barra de Abogados en California

Luis J. Rodriguez, nacido en Los Angeles y de padres mexicanos, será el primer latino en presidir la Barra de Abogados de California, entidad que regula a mas de 237 mil letrados en el estado.

Rodriguez no olvida que de niño vio cuando un policía se burló del inglés forzado que hablaba su padre en un incidente de tráfico en El Paso, Texas.

Han sido muchas las luchas que él y su familia se enfrentaron, reconoció y que han alimentado su pasión por la justicia social de todos estos años.

De 46 años de edad, casado y padre de dos niñas será el primer latino y el primer defensor público activo elegido para ser presidente de la Barra de Abogados de California.

Rodríguez rendirá protesta como el 89 presidente en la reunión anual de la Barra del Estado en octubre en San José.

"Soy el primer latino y eso es algo para celebrar, especialmente en el estado de California", resaltó el litigante.

"Al mismo tiempo, es un crudo recordatorio de cuánto tiempo toma para que ciertos grupos se muevan y lleguen a ser líderes en la comunidad", subrayó.

"Esta es una oportunidad para mostrar a todos que podemos ofrecer y dar tanto como cualquier otra persona por el bien de nuestra comunidad", aseveró.

Rodríguez nació en Los Ángeles, pero se mudó con su familia a Ciudad Juárez, Chihuahua, cuando era pequeño y en donde radicaron por diez años.

Al regresar con su familia a Estados Unidos se instalaron en el valle de San Gabriel en Los Angeles en donde empezó a estudiar el quinto año.

Mientras que en México, sus compañeros no lo consideraban mexicano por haber nacido en Estados Unidos, los niños estadunidenses no lo aceptaban y en un principio tuvo problemas con el inglés.

"Fue una infancia interesante, yo no era ni de aquí ni allá", dijo Rodríguez. "La belleza de esto es que yo era realmente capaz de disfrutar de dos culturas y sociedades diferentes", comentó.

Fue el primero en su familia en asistir a la universidad y llegó a creer que la mejor manera de ayudar a su familia y, dar a los menos favorecidos una voz en la sociedad estadunidense, era convirtiéndose en abogado.

Rodríguez asistió a la preparatoria en Alhambra y a la Universidad de Santa Clara, donde se graduó con honores, y luego a la Escuela de Derecho de Santa Clara.

Rodríguez ha trabajado como abogado en la Oficina del Condado de Los Ángeles del Defensor Público desde 1994 defendiendo los adultos pobres, así como los niños acusados de cometer delitos.