México y Francia evaluarán políticas contra cambio climático

México y Francia acordaron cooperación técnica por el que se adaptará al contexto mexicano una herramienta desarrollada en Francia para la evaluación de políticas de lucha contra el cambio climático.

El acuerdo incluye el cofinanciamiento de 250 mil euros para el proyecto de dos años que está liderado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), institución encargada de la investigación para apoyar la formulación de política ambiental y la toma de decisiones que promuevan el desarrollo sustentable.

La firma del convenio fue presidida por Régis Marodon, director para Mexico de la Agencia Francesa de Desarrollo y por Francisco Barnés, director General del INECC, en un acto en la embajada de Francia, en el que estuvo la embajadora de francesa en México, Elisabeth Betón.

La diplomática aseguró que la Firma del Acuerdo es una demostración de la cercanía entre Francia y México en el ámbito del crecimiento verde y que, a nivel internacional, es un nuevo ámbito de colaboración entre ambas naciones, y de la necesidad de interconexión entre lo global y lo local.

Es, insistió Betón, la traducción concreta de trabajar de un modo más cercano. Hay que tener un agencia capaz de convertirse en un socio de primer rango en crecimiento verde en un país que tiene una política en la materia, como es México.

Refirió que hay un consenso internacional sobre la conservación del planeta, y para las autoridades es indispensable tener los datos precisos.

Integrar la agenda verde significa cambiar las reglas del juego, lo que implica un impacto político, económico, social y ambiental. Y es que se trata de un trabajo de análisis para dar elementos científicos para ayudar a tomar decisiones en la materia.

"Es muy importante tener una base sólida para ver cómo funcionan nuevos elementos técnicos. Estamos en el corazón del debate; son cosas bastante modestas en financiamiento, lo importante es el intercambio de análisis".

Citó la nueva dinámica de las relaciones y el marco de cooperación, por lo que -dijo- "estamos en la traducción concreta de lo que decidieron nuestros presidentes en octubre pasado en París, es una demostración de lo que estamos haciendo juntos.

"Vamos a tener una diplomacia muy activa con un embajador dedicado al tema. Nuestra meta es lograr un convenio vinculante y apoyar a la dinámica científica, pero no sustituirla".

En tanto, Francisco Barnés, director General del INECC, argumentó que el tema verde es prioridad de este gobierno y "desde el Instituto tenemos la labor de proveer al gobierno mexicano de información precisa. Estamos desarrollando una herramienta que complementa el portafolio que tenemos para reducir emisiones".

El país esta trabajando y se está tomando muy en serio las políticas verdes; pero no todo es responsabilidad del Estado, hay que sumar a los sectores privados en esta lucha, acotó.

Por su parte, Régis Marodon, director para Mexico de la Agencia Francesa de Desarrollo, subrayó que Francia es un país comprometido a nivel internacional, en tanto que las emisiones de carbono son un reto grande para todos.

En ese marco, decidió tomar un liderazgo mundial para la promoción de este pensamiento y unirse a México, que es uno de los pocos países que tiene una ley en la materia.

En Francia, la Agencia del Medio Ambiente y del Control de la Energía (Ademe) y el OFCE han elaborado un modelo económico denominado Three-ME, que permite anticipar los efectos de estas medidas.

Detalló que el acuerdo pretende adaptar este modelo a las características de la economía mexicana, a fin de que los datos económicos puedan complementar las herramientas de análisis de los ministerios encargados de estas cuestiones.

Esta cooperación implicaría intercambios y visitas regulares de investigadores franceses para trabajar en el INECC, en estrecha colaboración con los colegas mexicanos.