Mi hija Natasha es el motor de mi vida: Mariana Juárez

Su nombre aparece lo mismo en páginas deportivas con la conquista de títulos mundiales que en espectáculos, luego de convertirse en la primera deportista en posar desnuda para una revista exclusiva para caballeros en México.

Su inspiración es su hija Natasha, el motor de su vida que la impulsa a dar lo máximo sobre un ring, a exigirse en los entrenamientos, en las pesadas prácticas y lo mismo a incursionar en la farándula.

Mariana Anastasia Juárez, conocida en el ambiente boxístico como Mariana "La Barbie" Juárez, concedió una entrevista a Notimex y habló del gran amor de su vida, de su motivación, de su deseo de superación para cumplirle su sueño de ser médica veterinaria.

"Mi hija Natasha es el motor de mi vida y todo lo hago por ella, para sobresalir en esta dura disciplina como es el boxeo", menciona rodeada de peras, costales y guantes en el gimnasio de su propiedad en Santa Úrsula, Coapa, al sur de la capital de la República Mexicana.

Después de los duros entrenamientos, de agobiantes prácticas, Mariana busca descansar, pero ve a su pequeña y supera su estado físico, "a veces te encuentras cansada, pero volteo y veo a mi nena, le echo ganas y no me desespero".

Con la mentalidad de ser alguien en la vida, de destacar en el boxeo femenil, Mariana hizo maletas y viajó a Estados Unidos en el 2001 con el objetivo de ser campeona mundial y lo logró en el vecino país del norte tras vencer a la coreana In Young Lee, al adjudicarse el cinturón de la Asociación Mundial Femenil en peso mosca.

"Me quitaron el cinturón con un mega show argumentando que di la espalda ante Muyung Ok Ryu, y desilusionada descansé por una lesión en mi hombro", comentó.

En esta etapa de su vida y a los 26 años de edad vivió una faceta trascendental en su carrera, "tenía ganas de tener un bebé, llevaba ocho años con el papá de mi hija, vivía bien y decidimos ser padres, tuvimos una bebita y me alejé del boxeo", recordó.

Y cuando todo parecía de color de rosa en su vida, Mariana regresó a la ciudad de México, "en la vida hay altas y bajas. Tuve que regresar por problemas de mi mamá con su casa, deportaron al papá de mi nena, nos separamos y la responsabilidad me quedó a mi desde los nueve meses. Lo único que sabía era boxear, regresé al boxeo otra vez y la causa principal fue mi nena para sacarla adelante, muchos boxeadores regresan a recibir golpes y me dio miedo, por eso mi primera pelea era definitiva y gané el campeonato nacional a Sandra Hernández, fue difícil pero he salido adelante poco a poco".

De repente, "La Barbie" se vio obligada a dividir su tiempo en entrenamientos y pañales, "ser mamá y boxeadora es más complicado, Natasha ha crecido en el boxeo, sabe cuando tengo que hacer cosas. Ahora entendió cuando me fui a una concentración para la revancha ante la japonesa Riyo Togo", dijo.

Después de sus combates, Juárez disfruta todo el tiempo a su hijita, "ahora está de vacaciones, me acompaña, disfruto este momento. Ella sabe que la escuela es su responsabilidad, si quiere una muñeca tiene que entender que debo entrenar y pelear para poder comprarla".

En la intimidad Mariana es la peleadora que aniquila y golpea a sus rivales, cuida a su niña, la baña, "el problema es peinarla, porque no se deja, entonces la amenazo con raparla y se deja, le gusta jugar con todo el equipo de trabajo, de repente no me entiende", acusó.

Natasha, de seis años de edad, interrumpe la entrevista y mientras disfruta de una caja de dulces, se dice contenta, "me gusta que mi mamá sea peleadora, que no le peguen, en las peleas le grito ¡mamá, mamá! o ¡Barbie!, y me hace caso y les gana", dice la pequeña emocionada mientras mueve sus puños como su famosa progenitora.

Al finalizar las peleas de su mamá, Natasha sube al ring, pero no le gusta que "La Barbie" tenga sudor, pero aún así la abraza, "voy a seguir en sus peleas", dice la pequeña que iniciará la primaria en el próximo ciclo escolar. Su meta es estudiar veterinaria y curar a gatitos y perritos.

"Trato de ganar dinero y que mi hija tenga estudios, que consiga su meta de ser profesionista, que se dé cuenta que en el boxeo y en la vida hay cosas buenas y malas, se dio cuenta que perdí contra Togo, pero salí adelante y me desquité en la revancha", apuntó.

Mariana menciona que son varias las mamás campeonas del mundo, "un hijo es una bendición, por eso salí adelante, por mi hija salí adelante y yo creo que mis colegas también lo harán".

En otra faceta de su vida, "La Barbie" Juárez posó desnuda para conocida revista de caballeros en el 2012, "fue una gran experiencia, rompí un tabú en el boxeo y soy la primera peleadora en México en salir en esa publicación del 'conejito', las fotos no cayeron en la vulgaridad, las escogieron mi sobrino y mi hija y se destacó que soy peleadora".

Mariana Juárez tiene mayores ambiciones en su carrera, "quiero ser la campeona absoluta supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y tengo que combatir contra Zulina Muñoz y no descarto tener otro bebé, terminando mi carrera Natasha tendrá una hermanita", finalizó la carismática peleadora.