Suman 60 muertos por ola de atentados en Irak

La cifra de muertos por la ola de atentados en zonas de mayoría chiita en Bagdad y el sur de Irak aumentó hoy a 60, mientras cerca de 200 personas resultaron heridas, según un reciente balance dado a conocer por las autoridades.

Alrededor de 17 explosiones con coches bomba, que fueron coordinadas, ocurrieron en concurridas calles, mercados y zonas comerciales de ciudades y localidades en el sur de Irak, así como en Bagdad y los distritos chiitas de Ciudad Sadr, Habibiya, Bayaa, Risala y Al Shaab.

Varios restaurantes, gasolinerías y bancos también fueron objetivos de los atentados, en una de las jornadas más sangrientas desde que insurgentes sunitas incrementaron sus acciones este año.

Uno de los peores ataques se produjo en Hurriya, noroeste de Bagdad, donde cinco coches bomba estallaron cerca de entidades bancarias y comercios, causando al menos 27 muertos y 43 heridos, según fuentes policiales iraquíes, citadas por la cadena árabe Al Arabiya.

Otras 10 personas murieron cuando dos coches bomba explotaron cerca de una parada de autobús en la ciudad de Kut, a uno 150 kilómetros al sur de Bagdad.

Otros atentados tuvieron lugar en un popular mercado en la ciudad de Basora, en la provincia de Samawa (340 kilómetros al sudoeste de la capital iraquí) y en Mahmoudiya (30 kilómetros al sur), todas de mayoría chiita, cobrándose la vida de varias personas.

El resto de los ataques ocurrieron a lo largo de Bagdad, en los distritos chiitas de Hurriya, Ur, Shurta, Kadhimiya, Tobchi y Abu Dsheer, también dejando decenas de muertos y de heridos.

Hasta ahora nadie ha reivindicado los ataques, pero la policía los atribuye al Estado Islámico de Irak, la rama de Al Qaeda en el país.

Los atentados de este lunes ponen de relieve el deterioro de la seguridad en Irak, donde cerca de 800 personas han muerto desde el 10 de julio cuando comenzó el mes del Ramadán y casi cuatro mil desde que inició este año.

La violencia ha reavivado temores de una vuelta a un conflicto abierto en un país donde los kurdos, los chiitas y los sunitas todavía tienen que encontrar una manera pacífica y justa para compartir el poder.