Proponen senadores del PVEM aumentar penas por incendios forestales

El PVEM en el Senado propuso reformas a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS) y a los códigos Penal Federal y Federal de Procedimientos Penales, con el fin de incrementar la protección jurídica de los recursos forestales de México y aumentar las multas a quienes provoquen incendios.

En la iniciativa se señala que a pesar de que la ley incluye la prevención y control de los incendios, estos sucesos siguen ocasionando daños irreparables para el medio ambiente y para la sociedad en general.

Ante ello se propone prohibir el otorgamiento de cualquier autorización para el aprovechamiento forestal de terrenos incendiados; facultar al Poder Ejecutivo federal para decretar vedas respecto de éstos e incrementar las sanciones por provocar las conflagraciones.

Asimismo, aumentar el monto máximo de la sanción de mil a 20 mil días de salario mínimo a quien omita realizar guardarrayas de protección contra el fuego en terrenos forestales y quien estando legalmente obligado evite prevenir, combatir y controlar los incendios forestales.

Se plantea incrementar la multa máxima de 20 mil a 30 mil días de salario mínimo a quien realice en forma negligente quemas en terrenos agropecuarios y se propague a forestales; quienes se nieguen a mandato de autoridad, sin causa justificada, a combatir un incendio forestal y a quien provoque éstos intencionalmente o por imprudencia.

También, castigar con prisión de seis meses a 10 años de prisión a quien invada terrenos forestales que hayan sido incendiados y con uno a cuatro años de prisión a los servidores públicos que otorguen cualquier autorización en dichos terrenos. Además, se propone establecer como delito grave estas conductas.

Se señala en la iniciativa que en lo que va del año se han registrado casi seis mil incendios, con una afectación superior a 115 mil hectáreas de bosque a nivel nacional.

Si se consideran tendencias de la última temporada de incendios, al término de este año habría sido afectada una superficie forestal equivalente a 361 bosques de Chapultepec o a 245 mil canchas de fútbol, indica el documento.

De acuerdo con la Comisión Nacional Forestal, sólo dos por ciento de los incendios forestales se originan por causas naturales y 98 por ciento es ocasionado por el hombre; de éstos, 15 por ciento es ocasionado por fogatas y 10 por ciento por residuos de cigarros.

Las consecuencias de esos sucesos van desde la destrucción de biodiversidad; el aumento de la desertificación; la contaminación del agua y la atmosfera; además de que el suelo queda estéril; mientras que las lluvias torrenciales incrementan la erosión del suelo, lo que reduce la posibilidad de su recuperación.