Alcanza incendio de Mallorca nuevas zonas turísticas españolas

El parque de Galatzó, ubicado en la zona turística de Calviá, fue alcanzado hoy por el incendio que afecta al municipio de Andrax, Mallorca, islas Baleares, situadas al este de la Península Ibérica en el mar Mediterráneo, informaron medios locales.

Las llamas llegaron a la zona en la madrugada de este lunes a pesar de que el fuego se empezara a estabilizar a lo largo de la jornada de ayer.

Los servicios de emergencia informaron que a pesar de los avances registrados la víspera, las llamas aún no están "controladas".

En lo que se refiere a las últimas 24 horas, el frente situado entre las zonas de Estellencs y Galatzó, próximos a Andrax, es donde se están concentrando los mayores esfuerzos.

Allí, los medios aéreos desplazados hasta la zona volvieron a ponerse en marcha esta mañana.

Se calcula que hasta la fecha unas dos mil hectáreas de terreno se vieron ya afectadas por las llamas, el peor suceso de estas características ocurrido en los últimos veinte años en Mallorca.

Este incendio supone, además, la destrucción de parte de la Sierra de Tramontana, que hace dos años fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La mayoría de los habitantes afectados por el incendio de Estellencs se marcharon en sus propios vehículos y se instalaron en casas de familiares o amigos, o en un pabellón deportivo, en donde inicialmente fueron acogidas 118 personas.

Los vecinos que no disponían de vehículo propio fueron transportados en vehículos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Cruz Roja.

En las tareas de extinción participaban más de 400 personas y 28 medios aéreos. Nunca en la historia de la Comunidad se habían movilizado tantos recursos en una situación de emergencia.

El gobierno de las Islas Baleares recibieron ya la ayuda de efectivos militares y de material tanto desde Valencia como desde Zaragoza, este y noreste de España.

Al parecer, el origen de las llamas se debe a la imprudencia de un hombre de 42 años de edad, que quemaba rastrojos en la zona. La Guardia Civil interrogó ya a esta persona, que ha sido imputada por su actuación.

Mallorca ha vivido este pasado fin de semana las temperaturas más altas de todo el año, con máximas en torno a los 40 grados, circunstancia que unida al viento dificultaron los trabajos para sofocar el fuego.