Arquidiócesis llama a políticos a atender mensaje del Papa

La Arquidiócesis Primada de México llamó a los políticos y jóvenes de México a atender el mensaje de humildad y de reflexión contra la "tentación de legalizar las drogas", que dio el Papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil.

En este viaje, refirió la Arquidiócesis, el Sumo Pontífice advirtió a los jóvenes que pueden ser víctimas fáciles de ideologías nocivas, que les impiden su verdadero desarrollo, y llamó a que "no se dejen engañar por los falsos ídolos del poder, el dinero o el placer".

En el editorial del semanario Desde la Fe, la Iglesia católica, recordó la visita del Sumo Pontífice a un centro de rehabilitación para jóvenes drogadictos, el Hospital de San Francisco, en donde pronunció un discurso de advertencia "contra la tentación insensata de legalizar las drogas, cuyas víctimas son los mismos jóvenes".

Apuntó que "algunos por ingenuidad, otros por pragmatismo, unos más por intereses perversos, quieren un mercado libre de las sustancias que deshumanizan y esclavizan a los jóvenes. Se trata del espectáculo más triste del fracaso de una sociedad que no es capaz de promover a la persona, sino dejar que la sociedad vaya más rápido a la decadencia".

"Palabras duras las del Santo Padre que deben tener eco en nuestros ambientes políticos, las más de las veces irresponsables e indolentes, que no saben ya cómo resolver este grave problema social", se anota en el texto.

Más valdría ocuparnos como sociedad en educar a los jóvenes en los valores, acompañar a los necesitados y darles esperanza hacia el futuro, se agrega.

La Iglesia recordó que la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en Río de Janeiro, fue la ocasión para que el Papa Francisco realizara su primer viaje internacional, donde se mostró con sencillez, cuestionando a la Iglesia misma, que debe centrar toda su fortaleza en la evangelización.

Mencionó que el Santo Padre dijo hizo énfasis en que "los jóvenes no necesitan tantas cosas materiales, les debemos dar más riquezas espirituales: justicia, generosidad, honestidad".

"Ha cuestionado también a una sociedad consumista, que ha falseado la relación de padres a hijos en un mero materialismo, donde la educación ha sido vaciada de valores y exigencias", añadió.