Inaugura OCL ciclo de música con obra de Robert Schumann

A 157 años de la muerte del destacado compositor alemán Robert Schumann (1810-1856), que se cumplen mañana, su obra continua vigente al ser parte de importantes ciclos y repertorios.

Ejemplo de ello fue el concierto que ofreció, anoche, la Orquesta Clásica de Lanzarote (OCL), en el Auditorio de la Cueva de los Verdes, en Lanzarote, España, el cual inauguró el ciclo "Conciertos de la Cueva".

El público disfrutó de la ejecución del "Quinteto para piano en E Mayor Op 44" de Schumann, considerada una de las creaciones más perfectas de la música occidental que combina el sonido del piano y de un cuarteto de cuerdas, de acuerdo con el portal en Internet "cronicasdelanzarote.es".

Robert Schumann nació 29 de julio de 1856 en Zwickau, Alemania, en el seno de un hogar devoto, que fomentó sus inclinaciones literarias y musicales, mismas que lo llevaron a componer sus primeras piezas a los siete años.

Al cumplir 10 años asistió al Zwickau Gimnasio, donde se dedicó a la escritura, especialmente la poesía; fue en este periodo que el pequeño Robert enfrentó la muerte de su padre, situación que orilló a su madre a colocarlo bajo la tutela de un amigo de la familia.

En 1828 ingresó a la Universidad de Leipzig, donde cursó la carrera de Derecho, no obstante descuidó sus estudios y se dedicó a la vida musical al tomar clases con Friedrich Wieck (1785-1873), señala la biografía del músico publicada en el portal en Internet "classical.net".

Luego de estar dos años en Leipzig, Schumann convenció a su madre para que le permitiera continuar sus estudios en la Universidad de Heidelberg, donde volvió a descuidar sus estudios en Derecho.

En 1830 el joven músico le escribió a su madre rogándole que le permitiera llevar a la música a tiempo completo, petición a la que respondió su progenitora enviándolo a casa de Wieck, quien esperaba convertirlo en concertista de piano.

Sin embargo, la obsesión del joven músico truncó este deseo, pues dañó los músculos de su tercer dedo lo que lo llevo a evocarse a la composición.

Una década después, contrajo matrimonio con la hija de su mentor, Clara Wieck (1819-1896), una excelente pianista que se convirtió en la principal intérprete de su música para teclado y en una apreciable compositora.

Estimulados por su esposa, el compositor alemán empezó a concebir proyectos más ambiciosos, tanto sinfónicos como camerísticos y operísticos.

De acuerdo con la biografía de Schumann disponible en sitio electrónico "biografiasyvidas.com", fruto de este periodo es la primera de sus cuatro sinfonías de 1841 y su célebre "Concierto para piano en la menor".

Los últimos años de vida de Schumann estuvieron marcados por el agravamiento de la inestabilidad nerviosa que lo había acompañado desde su juventud y tras un intento de suicidio en 1854, fue internado en una casa de salud en Endenich, donde permaneció hasta su muerte, ocurrida el 29 de julio de 1856.