Propone Humala "muerte civil" de corruptos

El presidente peruano Ollanta Humala exhortó hoy al Congreso de la República a aprobar una ley que propone la "muerte civil" de los corruptos, la imprescriptibilidad de esos delitos y la sanción a todos los implicados en esas prácticas.

"Si se roba al país se roba a cada uno de los peruanos y lo que queremos (con esta ley) es hacer del Perú un país decente, digno y sin impunidad", indicó Humala ante el Congreso al emitir su segundo informe de gobierno.

La denominada "muerte civil" consiste en Perú en la pérdida de los derechos civiles y supone la extinción de la personalidad jurídica de un individuo, lo que implica la privación general de sus derechos.

En ese contexto, la persona deja de ser considerada viva para efectos jurídicos, aún mucho antes de su muerte real, lo que puede ser aplicado como una pena accesoria a personas condenadas a prisión perpetua.

Humala recordó que para hacer de Perú un país decente se ha promovido más de 500 investigaciones por delitos de corrupción, entre ellos a los expresidentes Alan García Pérez (1985-1990/2006-2011) y Alejandro Toledo (2001-2006).

Además, con la ley de pérdida de dominio, que busca decomisar el patrimonio de organizaciones criminales, se han incautado bienes por 180 millones de dólares, indicó Humala al demandar al Congreso darle vía rápida al mecanismo de "muerte civil a corruptores".

Humala, que dio un discurso muy breve, reconoció de otro lado el crecimiento de las acciones delictivas y frente a ello dijo que ha instruido a la policía para actuar con decisión para frenar el clima de inseguridad que hace difícil el camino al desarrollo.

"Tenemos un déficit en presencia policial, falta de equipamiento y en los penales hay hacinamiento de delincuentes, pero con una serie de medidas públicas se va a mejorar el trabajo de la policía para el combate de la delincuencia", anotó.

Instó a los peruanos a trabajar por la recuperación de espacios públicos y que haya un mayor control del consumo de drogas e invocó a los ciudadanos a unirse y a ser dueños de su barrio, a denunciar sin temor y a tomar las medidas razonables contra la delincuencia.

Al mismo tiempo llamó a los peruanos a denunciar la corrupción policial y a denunciar penalmente a los malos policías.

Respecto al combate a la delincuencia y el narcotráfico, Humala dijo que se hará uso de tecnologías para atender los puntos críticos de las ciudades y para mejorar la capacidad operativa, para lo cual se han hecho inversiones por más de 200 millones de dólares.

A la fecha, dijo, se han realizado 300 mil intervenciones policiales, se ha detenido a 146 mil personas que estaban requeridas y con orden de captura y se han desarticulado 444 bandas.

En materia de narcotráfico, Humala dijo que éste y la minería informal producen el 60 por ciento de la delincuencia y a su sombra se produce el sicariato, lavado de dinero y otros delitos contra los que se sigue una dura lucha.

Las autoridades peruanas, señaló Humala, erradicaron en 2012 un total de 14 mil hectáreas de plantaciones de coca y este año se prevé destruir 22 mil, las cuales son cifras sin precedentes en la historia de este país.

Se destruyeron, además, 33 campos aéreos clandestinos de embarque de droga; 810 laboratorios cocaína, y mil 421 pozas de maceración, además de incautado 22 toneladas de pasta básica de cocaína, 14 toneladas de cocaína y siete toneladas de mariguana.

Respecto a las Fuerzas Armadas, dijo que se han repotenciado y, a través de acciones militares, se inició la recuperación de zonas afectadas por el narcotráfico y el terrorismo.

Sobre el fallo sobre el diferendo marítimo peruano-chileno que la Corte Internacional de La Haya emitirá este año, Humala dijo escuetamente que "los dos países han reiterado el compromiso de acatar el fallo".