Concluyen restauración en templo de Santa Rosa de Viterbo, Querétaro

Tras poco más de dos años de trabajos, el Templo de Santa Rosa de Viterbo en el estado de Querétaro, joya del año 1752, atribuida al genio del barroco queretano Francisco Martínez, ha concluido su restauración y se espera que en breve sea oficialmente inaugurado.

Laura Gabriela Corvera Galván, directora del Instituto Queretano de Cultura y las Artes (IQCA), comentó a Notimex que el recinto, que muestra el máximo esplendor que alcanzó el barroco en la entidad, alberga de manera anexa un Centro de las Artes, que ya entró en operaciones.

De acuerdo con la funcionaria, ambos recintos serán inaugurados formalmente una vez que las agendas del gobernador de la entidad, José Calzada Rovirosa, y el presidente del Consejo Nacional para Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, se los permita.

Los trabajos en dicho templo, estimó, están al 99 por ciento ya que sólo faltan algunos "detalles" para cerrar los trabajos, mientras que el Centro de las Artes está enfocado en la especialización de artes, como teatro, música, dramaturgia, circo y literatura.

Entre los trabajos realizados en el templo figura la restauración y el rescate de la pintura mural de su fachada, en la que se aprecian los portales gemelos característicos de los conventos de monjas, así como los arbotantes con volutas, que tan sólo poseen una función decorativa.

"Seguimos en el última fase, ya tenemos la restauración del conjunto conventual, del leprosorio donde hubo un hallazgo a la hora de realizar diferentes tipos de calas, resulta que había una arquería, unos portales que no estaban dentro de la restauración porque no se sabía que existían", mencionó.

Actualmente, añadió, sólo se espera la conclusión del teatro al aire libre, al cual le falta aún la parte del escenario y los camerinos.

Con 18 mil metros cuadrados de barda perimetral original del siglo XVIII, se trata de uno de los edificios más emblemáticos del país, uno de los conjuntos conventuales más completos de toda Latinoamérica, el cual fue recuperado de manera íntegra.

Una de las curiosidades de este recinto es la arquitectura en su exterior, donde sus dos botareles invertidos (los arcos enroscados que se apoyan al lado derecho de la entrada principal), se dice fueron colocados para salvaguardar un posible desplome de la cúpula y apertura de los muros laterales del templo.

Este recinto, que perteneció a la orden franciscana; en el siglo XVIII, fue un centro educativo y hoy, nuevamente alberga un centro educativo artístico a nivel nacional.

Según Corvera Galván, se trata de uno de los 12 Centros de las Artes que existen en el país y que coloca a Querétaro en un lugar importante dentro de las artes y la cultura del país.

"Como centro de las artes ya está funcionando, no se ha inaugurado por que faltan estos pequeños detalles, pero ya estamos funcionando en coordinación con el Centro Nacional de las Artes (de México) donde estamos con cursos, talleres y tenemos el Sistema Nacional de Creadores que también forma parte de los docentes que irán a impartir cursos", agregó.