Estrena la OSM "De aquí a la veleta", del mexicano Javier Álvarez

La Orquesta Sinfónica de Minería (OSM) presentó, la noche de ayer --Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario (CCU)--, su Cuarto Programa de la Temporada de Verano 2013.

Velada de particular significado por el estreno mundial de "De aquí a la veleta", del compositor mexicano Javier Álvarez (1956), y la presencia de la pianista ucraniana Valentina Lisitsa, solista invitada con el encargo de la interpretación del " Primer Concierto para piano y orquesta", de Piotr Ilych Tchaikovsky (1840-1893).

Recepción conducida por José Areán, que se completó con "Vitrales de iglesia", del italiano Ottorino Respighi (1879-1936).

Sala Nezahualcóyotl del CCU con lunetas agotadas en la platea baja, y palcos de los pisos superiores y balcones a un 70 por ciento de su capacidad. Gran expectativa por el lanzamiento absoluto de la composición de Álvarez, y la actuación de Lisitsa, intérprete muy admirada por los melómanos locales.

Inició la recepción con la música híbrida de Javier Álvarez: "De aquí a la veleta" (1. Hoquetus, 2. Sol, tolok y sombra, 3. Jardín de noche). "Mi obra es un solo movimiento que se toca sin interrupción y aunque estrictamente se divide en cinco secciones, en realidad fluye en tres", ha dicho el autor de "Mambo a la Braque" (1991), fundamentado en pasajes de "Caballo negro", del cubano Dámaso Pérez Prado.

Músico preocupado por la fusión de consonancias populares en cruces de estilos musicales diversos, el compositor estadounidense John Adams considera que la obra del mexicano "revela influencias de las culturas populares que van más allá de las fronteras de nuestro tiempo y lugar".

Discípulo de Mario Lavista en materia de composición, asistió al Royal College of Music y a la City University de Londres: desde "Temazcal" (1984) y "Mannan" (1992) hasta "Offrande" (2001) y "Geometría Foliada" (2003) se perciben conjunciones de insospechada y curiosa confluencia instrumental en exploración acústica de la cítara coreana, maracas afroantillanas, arpa mexicana y ollas de acero caribeñas, entre otros artefactos, en juntes con timbres rítmicos procesados electrónicamente.

"De aquí a la veleta", encargo de la OSM, emprendió con pizzicato de cuerdas en ostinato escoltado por alientos de metales y maderas. Reiteraciones rítmicas que atisban secuencias de habanera/danzón en güiro y percusiones de "sabrosas" cadencias afrocubanas.

Atmósfera melódica etérea suscrita por los violines. Letanía encadenada. Cuerdas al unísono con metales de "riffs mamberos". Contrapuntos: silencio y presencia de voces en una misma secuencia melódica. Líneas del leitmotiv en "contorsiones" constantes.

Areán hace un reconocimiento a los alientos y percusiones. Javier Álvarez sube al proscenio: el público lo recibe con delirante ovación. Espléndida introducción de este Cuarto Programa de la OSM.

Y entró la música intensamente emocional de Tchaikovsky. "Primer concierto para piano y orquesta". Magnífica obertura melódica: intensa, robusta, imperecedera, de popularidad universal.

1. Allegro: solo de piano magistral y reiteraciones del pizzicato de las cuerdas. Sutiles clústeres y entrada de las cuerdas a un delicado pasaje escoltado por flauta y oboe. Habilidad de la mano izquierda. Alternancias de solos del piano. Propuesta de alientos madera que las cuerdas retoman y el piano rubrica.

2. Andantino Semplice - Prestissimo: Aliento madera en bosquejo bucólico que las cuerdas apoyan. Especulación melódica de arropador timbre. Barrunto de canciones populares francesas de equilibrada raigambre popular. Piano en delicados dibujos: arropadora belleza.

3. Allegro con fuoco: conjeturas procelosas de las cuerdas. Halos ucranianos. Danza/vals. Enlaces de piano y violines. Línea lírica de vehemente énfasis romántico. Areán demuestra absoluto conocimiento del cosmos Tchaikovsky. Lisitsa en demostración cabal de virtuosismo. Ovación total. Gritos de bravos por toda la sala.

Cuatro salidas. Encore 1: "Ave María", de Schubert (transcripción para piano de Liszt). Encore 2: (¿?) ¿Versión de una canción popular rusa? Encore 3: Uno de los "Preludios para piano solo", de Chopin. Encore 4: "La Campanella", de Paganini (transcripción de Liszt). Intervalos. Saltos de la mano derecha, extensión de la mano a dos octavas: técnica pasmosa.

Intermedio. Notimex aborda al poeta Hernán Bravo Varela, quien expresó: "La pieza de Javier Álvarez hermosa y provocativa: ritmo de prosodia muy incitante. La pianista rusa, en algunos momentos muy exaltada, pero su técnica es increíble".

Tercera llamada. Ottorino Respighi entra en escena. "Vitrales de iglesia" (1. La fuga in Egitto, 2. San Michele Arcangelo, 3. Il Mattutino di Santa Chiara, 4. San Gregorio Magno). Raíces renacentista y barroca de un compositor de aclamada maestría orquestal en reflujos estilísticos de su profesor Rimski-Korsakov, Strauss y Ravel. Imposible desdeñar "Las fuentes de Roma", "Los pájaros" o "Tríptico Botticelliano".

1. "La fuga in Egitto": Refinado motivo melódico. Atmósfera bucólica y contemplativa. Delicado timbre orquestal en suerte de un "nocturno chopiniano". / 2. "San Michele Arcangelo" Inicio fragoso. Reiteraciones de riffs en gráficos destellantes. Glissandos y reverberaciones de las cuerdas. Resonancia brumosa. Variaciones del tema principal.

3. "Il Mattutino di Santa Chiara": Transparente leitmotiv. Ánimo posromántico. Entrada a los silencios. Brillante prosodia de la celesta. / 4. San Gregorio Magno: Ondulaciones y reflujos de cantos gregorianos. Trompeta perseverante. Tutti orquestal de procelosa brillantez.

Ayer fuimos testigo de una OSM en irrefutable ejercicio concertino, y un conductor de avenencias precisas. Hoy domingo se repite el agasajo a las 12 horas: vale la pena darse una vuelta por el CCU.