Urge la Iglesia peruana a frenar la inseguridad y delincuencia

La Iglesia católica peruana urgió hoy al gobierno del presidente Ollanta Humala a superar la inseguridad ciudadana y frenar la delincuencia, al tiempo de atacar la pobreza, uno de los flagelos que azota a la niñez y la juventud.

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Lima, Adriano Tomasi, leyó en la Catedral Metropolitana de Lima un mensaje del cardenal Juan Luis Cipriani para que Perú sea un país justo, reconciliado y alegre en estos momentos de crisis.

En representación de Cipriani, quien se encuentra en Brasil con motivo de la visita a ese país del Papa Francisco, Tomasi encabezó la Santa Misa y Te Deum (canto de acción de gracias a Dios) por el 192 Aniversario Patrio.

El religioso hizo un llamado a la unidad del pueblo y las autoridades peruanas para construir un país más justo y fraterno.

Poco antes de entrar a la Catedral, Humala recibió el saludo del Regimiento de Dragones Mariscal Nieto, que desde 1904 es la Caballería de Honor de Palacio de Gobierno y pasó revista a las tropas acantonadas en el lugar y se detonaron 21 disparos de salva.

Cipriani pidió a las autoridades peruanas asumir las responsabilidades que les competen y construir en paz y cada día más justo y fraterno, basada en la solidez de sus leyes y dentro de un marco de la verdad.

En su mensaje escrito, el cardenal peruano exhortó a todos a trabajar unidos y a revivir los sentimientos de "peruanidad" con el propósito de "saber perdonar, reconciliarse y superar los conflictos y tensiones que generan desconfianza".

"Que se busque superar las sospechas, tensiones y conflictos que, lejos de permitir alcanzar la justicia y convivencia fraterna, nos desunen", pidió Cipriani al demandar honrar la historia, tradiciones, instituciones y símbolos.

"El compromiso es que todos tenemos que dejar de lado los intereses particulares y secundarios para afrontar las amenazas que comprometen el futuro esperanzador de los más pobres y marginados", añadió en el mensaje leído por Tomasi.

Recordó lo expresado por el Papa, quien dijo que en estos tiempos de globalización y relativismo no es correcto que se amenace el derecho de la persona, que busca la paz y justicia y no puede aceptar la cultura de la muerte que llega a atentar contra la vida.

Tomasi, a su vez, señaló que la sociedad en su conjunto debe comprometerse a defender la vida desde la concepción hasta el último respiro de las personas y criticó las uniones de parejas del mismo sexo.

"Que no se pretenda imponer leyes que atenten en contra de la vida", indicó al pedir al gobierno ofrecer formas, medios y solidaridad y acompañamiento a aquellos que están en riesgo por embarazos no deseados o enfermedades terminales o prolongadas.

Expresó su preocupación por temas que derivan en la debilidad de la familia y en la desestructuración en que crecen los niños, como es la pobreza.

Reconoció que mucho se está haciendo en este campo, pero todavía es insuficiente, y si a eso se añaden las condiciones precarias y económicas en que viven y nacen muchos niños en las periferias, las consecuencias no pueden ser positivas.

Tomasi recordó lo aseverado en Brasil por el Papa Francisco, quien criticó a los "mercaderes de la muerte y narcotraficantes" que amenazan la humanidad entera y pidió que se busque desterrar ese flagelo junto con la corrupción y la violencia.

Posterior a la Misa y Te Deum, el presidente Humala retornó al palacio de gobierno, donde esperará la invitación del Congreso para asistir a la sesión solemne por el aniversario patrio, donde dirigirá su Mensaje a la Nación.