Encabeza Papa Francisco multitudinaria misa en Brasil

El Papa Francisco ofició hoy una misa en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, al cierre de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a la cual asistieron casi cuatro millones de católicos, informó la estatal Agencia Brasil.

A la llamada Misa de Envío, con la cual se clausuró la jornada juvenil que inició el pasado martes, concurrió la presidenta brasileña Dilma Rousseff y los mandatarios de Argentina, Cristina Fernández, y de Bolivia, Evo Morales, entre otros.

En su homilía, el pontífice hizo un llamado a los jóvenes a llevar el Evangelio "a todos" y señaló: "¿Qué nos dice hoy el Señor? Tres palabras: vayan, sin miedo, para servir".

"Jesús se dirige a cada uno de ustedes diciendo: 'Qué bonito ha sido participar en la Jornada Mundial de la Juventud, vivir la fe junto a jóvenes venidos de los cuatro ángulos de la tierra, pero ahora tú debes ir y transmitir esta experiencia a los demás'", dijo el Papa.

Llamó a los millones de jóvenes congregados en Copacabana a "compartir la experiencia de la fe, dar testimonio de la fe, anunciar el evangelio es el mandato que el Señor confía a toda la Iglesia, también a ti".

El pontífice agregó que "no tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales, también a quien parece más lejano, más indiferente".

Luego preguntó a los asistentes "¿saben cuál es el mejor medio para evangelizar a los jóvenes? Otro joven. Este es el camino que hay que recorrer", tras lo cual le pidió a los obispos acompañar a los jóvenes con alegría y ayudarlos en su compromiso.

El Papa Francisco anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud se realizará en 2016 en Cracovia (Polonia).

Tras esta multitudinaria actividad a lo largo de tres kilómetros de playa en Copacabana, el Papa almorzará con cardenales y obispos en el Centro de Estudios de Sumaré y luego se reunirá con miembros de la Coordinación del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).

En forma posterior sostendrá un encuentro con voluntarios que participaron en la JMJ y se trasladará a la Base Aérea do Galeao para abordar el avión que lo llevará de regreso a Roma tras casi una semana en Brasil.