Industriales, en favor de modernizar Ley de Obras Públicas

Industriales respaldaron el proyecto de reformas y adiciones a la Ley de Obras Públicas y servicios relacionados con las mismas, presentado hace meses por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) ante la Comisión de Infraestructura de la Cámara de Diputados.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) exhortó a los legisladores a analizar y lograr avances en torno a estas transformaciones, que tienen el único objetivo de incentivar la inversión de obra pública y fomentar la competitividad de este sector.

Para la industria confederada del país, expuso, el sector de la construcción es un gran generador de empleos y sus actividades tienen grandes efectos positivos y multiplicadores en diversas ramas productivas.

"El proyecto presentado por la CMIC, con diversas áreas de oportunidad, cuenta con propuestas viables para el fortalecimiento del sector y la economía en su conjunto", sostuvo.

De acuerdo con un comunicado del organismo, dicho proyecto cuenta con estrategias definidas para dotar al sector de mayor certeza jurídica y económica, transparencia y equidad en los procesos de contratación, aplicación de los recursos públicos en tiempo y forma,

Asimismo, con procesos de contratación y administración más sencillos y eficaces, así como en materia de criterios y normas que privilegien los beneficios sociales y económicos de la obra.

Para la Concamin, transformar a México en una economía de primer mundo requiere, necesariamente, comenzar por el desarrollo de una infraestructura que la soporte, le dé viabilidad y articule de manera efectiva toda una cadena de productos y servicios.

Indica que las más de 10 mil empresas afiliadas a la CMIC, a través de sus 43 delegaciones en todo el país, cuentan con el potencial para incrementar los 8.4 millones de empleos directos e indirectos que actualmente generan.

Por ello, llamó a los legisladores de la Comisión de Infraestructura a analizar y discutir estas propuestas, así como instrumentar los cambios necesarios para facilitar la certidumbre de las inversiones privadas en el desarrollo de infraestructura, y elevar la calidad y suficiencia en el ramo.