Proponen legislar con perspectiva de familia en América Latina

Los casos relacionados con la violencia hacia niñas y niños son un grave problema en México y América Latina, porque al menos siete de cada 10 han sufrido algún tipo de vejación en el ámbito escolar, afirmó la diputada Lucía Pérez Camarena.

La secretaria de la Comisión de Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados dijo que mediante un estudio en 10 países de la región se identificó que la mayor parte de los casos de violencia se genera en el hogar, por problemas de pareja o por el consumo de alcohol o drogas.

Consideró preocupante que en la segunda década del siglo XXI aún haya esas cifras sobre la violencia contra mujeres, niñas y niños, que indican que entre 30 y 60 por ciento de las mujeres han sido objeto de violencia intrafamiliar sin denunciarla por temor a represalias.

La diputada del Partido Acción Nacional detalló que del total de la muestra 35 por ciento de las mujeres han recibido algún tipo de maltrato.

Planteó la necesidad de que los países de América Latina actualicen sus marcos jurídicos, a fin de que se generen las garantías que permitan a las víctimas denunciar con seguridad y contar con una respuesta de la autoridad que lleve a la sanción de los agresores.

Urgió a que se concreten políticas públicas y acciones específicas para erradicar la violencia que es estructural y se presenta contra las mujeres y las niñas, pero en general contra cualquier miembro de la familia.

Ante legisladoras y legisladores de los 10 países que conforman la Comisión de Género, Niñez y Juventud del Parlamento Latinoamericano, la diputada panista planteó cuatro medidas para trabajar en contra de la violencia de género y contra la que se ejerce sobre niñas y niños.

Indicó que se requiere legislar con perspectiva de familia, para garantizar y salvaguardar los derechos de mujeres, niñas y niños, pero también de hombres, de jóvenes y adultos mayores, quienes tampoco están exentos de estos abusos.

Asimismo, abundó, trabajar con los hombres acerca de nuevas formas de relacionarse con las mujeres a través grupos de reeducación, pues el porcentaje más alto de generadores de la violencia proviene precisamente de parte del género masculino.

Pérez Camarena pidió fortalecer la formación de escuelas para madres y padres, para que cuenten con herramientas para resolver de manera pacífica los conflictos.

Puntualizó que se requiere legislar en materia de contenidos en los medios de comunicación para que no se promuevan estereotipos y/ o discriminación a las mujeres, de manera que no se repliquen patrones de conducta violentos hacia las niñas, niños o adolescentes.