Advierte gobierno egipcio con actuar contra protestas a favor de Morsi

El ministro egipcio del Interior, Mohamed Ibrahim, prometió hoy que las protestas que piden la reinstalación del depuesto presidente Mohamed Morsi serán dispersadas "pronto", mientras aumenta el número de muertos y heridos por la represión.

La advertencia oficial llegó este sábado, al cumplirse 24 horas de enfrentamientos en las calles de El Cairo entre el ejército y manifestantes en contra y a favor del expresidente, quien fue acusado por un tribunal por homicidio, secuestro y conspiración.

En conferencia de prensa este sábado en la capital egipcia, Ibrahim afirmó que las fuerzas de seguridad actuarán de forma legal para dispersar a los partidarios de Morsi, y garantizar "el mínimo de pérdidas posible".

Insistió en que las fuerzas de seguridad quieren "evitar el derramamiento de sangre", e instó a que los manifestantes "tengan sentido común y pongan fin a las protestas para evitar un baño de sangre".

El ministro negó asimismo los denuncias de la Hermandad Musulmana, el partido del exmandatario, de que soldados y policías estén disparando contra los partidarios de Morsi, y afirmó que el grupo islámico exagera la situación con fines políticos.

Ibrahim habló ante la prensa al proseguir la violencia en El Cairo, cuyo saldo de víctimas es impreciso ya que las cifras ofrecidas por diversas fuentes son contradictorias.

El portavoz de la Hermandad Musulmana, Ahmed Aref, informó que 61 personas perdieron la vida, que otras 66 están "clínicamente muertas" y que unas cuatro mil 500 resultaron heridas, de las cuales 700 tienen heridas de bala.

Según el vocero islámico, "esta masacre es un intento por completar el golpe de Estado".

El Ministerio de Salud, por su parte, confirmó 65 muertos, con base en el número de cuerpos recibidos en el forense, mientras fuentes médicas en el distrito capitalino de Nasr, donde se concentran las protestas de seguidores de Morsi, reportaron más de 120 decesos.

Aunque los choques entre manifestaciones rivales comenzaron la tarde del viernes en las calles de varias ciudades egipcias, los enfrentamientos se recrudecieron la madrugada de este sábado.

La agencia estatal de noticias MENA reportó que los manifestantes lanzaron piedras, palos y otros objetos y que las fuerzas del orden dispararon gases lacrimógenos a fin de dispersarlos y contener la violencia.

El portavoz del Ministerio del Interior, Hany Abdel latif, también defendió la actuación de las fuerzas de seguridad, negando que hayan utilizado armas, y acusó a los partidarios de Morsi de disparar contra los oficiales y herir a 14 de ellos.