Cierra Colombia otra semana sin solución a protestas sociales

Colombia cerrará otra semana sin una solución a las protestas sociales que afectan al país por un paro de mineros y un bloqueo de campesinos a las vías del Catatumbo, que en más de un mes deja cuatro muertos y más de 100 heridos.

El gobernador del departamento de Norte de Santander, Edgar Díaz, dijo este sábado que la situación en la región nororiental del Catatumbo "se agudiza" por el desabasto de víveres y combustible y las pérdidas al comercio y transporte.

Según el funcionario, la crisis social en la zona, que motivó las protestas, dificulta el orden público, por lo que pidió al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y a los campesinos retomar los diálogos para hallar una solución al conflicto.

El jefe de Estado colombiano advirtió a los manifestantes este viernes que sólo accederá a discutir sus demandas cuando levanten los bloqueos a las carreteras, que ya cumplen 47 días y que han derivado en brotes de violencia.

"Están causando un tremendo daño a miles de personas inocentes, que nada tienen que ver con este paro", dijo Santos, quien agregó que "la posición del gobierno ha sido clara y firme: no volvemos a dialogar hasta que levanten los bloqueos".

Los campesinos se han enfrentado a fuerzas antimotines que intentan controlar la movilización, lo que deja hasta el momento cuatro muertos por heridas de bala y más de 100 heridos, incluidos policías.

Con el cierre carretero, los manifestantes buscan la suspensión de la erradicación de cultivos ilícitos, la ejecución de proyectos agrícolas alternativos y la declaratoria del Catatumbo como zona de reserva campesina.

Los líderes del paro proponen desbloqueos parciales para el paso de caravanas alimentarias y humanitarias, pero el gobierno colombiano reclama la apertura total de las vías para continuar el diálogo.

En el caso de los mineros, delegados oficiales lograron la víspera un acuerdo con quienes promovían las protestas en el departamento norteño del Chocó, pero fracasaron en las gestiones para conjurar el paro en el resto del país.

"Lo que se convino aquí debe ser un modelo para la solución de los problemas de la protesta social que se han venido presentando en el país", señaló el ministro del Interior, Fernando Carrillo, quien presidió la negociación.

Los trabajadores de la minería presentaron un pliego de peticiones de 15 puntos que incluye aspectos ambientales, técnicos, legislativos y de seguridad social, así como la garantía del derecho al trabajo, entre otros.

Además de resolver los bloqueos en el Catatumbo y el cese de actividades minero a nivel nacional, el gobierno colombiano tiene el gran reto de evitar el paro nacional agrario y camionero anunciado para el 19 de agosto próximo.