Solicitan a autoridades informar sobre deuda del estado de Colima

Las legisladoras perredistas Dolores Padierna y Lizbeth Rosas solicitaron a la Secretaría de Hacienda y a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores informar sobre todos los aspectos relacionados con el refinanciamiento de la deuda del estado de Colima, en los que estén involucradas participaciones federales.

También pidieron que se informe sobre todas las operaciones crediticias de largo y corto plazo efectuadas por la entidad, el porcentaje que representan esos créditos de sus operaciones totales, sus características de tasa y plazo, garantías y el nivel de reservas constituidas para cada uno de esos financiamientos.

Exhortaron al Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental del estado a revisar de forma detallada la deuda del estado desde 2006, en particular lo relativo a las deudas contraídas con la banca de desarrollo y la banca comercial.

Padierna Luna, quien funge como vicecoordinadora del PRD en la Cámara de Senadores, y la diputada Lizbeth Rosas hicieron referencia al informe de Saldos Totales de las Obligaciones Financieras de Entidades Federativas y Municipios de la Secretaría de Hacienda.

En el documento se establece que de 2003 a 2010 la deuda de Colima pasó de 509 millones de pesos a mil 304 millones de pesos, lo que significó un incremento de 794 millones de pesos.

Expusieron que en noviembre de 2011 el congreso estatal autorizó al gobernador Mario Anguiano Moreno la contratación de créditos por hasta mil 200 millones de pesos, que tenían como destino la atención de los daños ocasionados por el huracán Jova, así como obras de infraestructura y seguridad pública.

Con la contratación de esos nuevos créditos, dijeron, la entidad federativa aumentó 70 por ciento el monto de su deuda pública, al pasar de mil 304 millones de pesos a dos mil 223 millones de pesos.

Destacaron que ese incremento no se había generado en los últimos siete años de gobierno y triplicó el promedio de la media nacional de 2011, de 24 por ciento, al pasar de 314 mil 664 millones de pesos a 390 mil 777 millones.

Las legisladoras refirieron que hasta 2010 la deuda del estado sumaba mil 304 millones de pesos, de los que 839 millones correspondieron al Poder Ejecutivo, 125 millones de pesos al Instituto de Vivienda y 339 millones de pesos a los municipios.

Destacaron que uno de los créditos autorizados por 900 millones de pesos tiene como plazo veinte años, un periodo de gracia de dos años y una tasa variable que cuenta con una cobertura de tasa.

También enfatizaron que al 31 de marzo de 2013 el total de obligaciones financieras de Colima ascendió a dos mil 131 millones de pesos lo que significa que en los últimos diez años la deuda total de Colima ha crecido en 319 por ciento.

Las perredistas hicieron notar que del total de obligaciones financieras, mil 651 millones de pesos corresponden al gobierno estatal, cuya fuente de pago son las participaciones, 134 millones de pesos a organismos estatales y 346 millones de pesos a los municipios.

A esa situación crítica de las finanzas estatales, advirtieron, se agrega que el gasto operacional (gasto corriente y transferencias no etiquetadas) se ha incrementado en los últimos cinco años.

Subrayaron que en 2011 ese concepto alcanzó un máximo histórico de tres mil 231 millones de pesos lo que representó 88 por ciento de los ingresos fiscales ordinarios, lo que a la fecha limita la capacidad del Estado para generar ahorro interno que mejore el ritmo de inversión en Colima.

Las legisladoras puntualizaron que el tema del endeudamiento de los estados es de gran preocupación en la actualidad, pues alude no sólo a cargas indebidas para su población, sino también a un manejo irresponsable de los recursos públicos de los servidores públicos.