Lamentan "sube y baja" de la relación colombo-venezolana

El politólogo venezolano Juan Francisco Contreras celebró hoy la reciente reunión entre los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y Colombia, Juan Manuel Santos, pero lamentó el constante "sube y baja" de la relación bilateral.

Contreras dijo a Notimex que "es positivo que se haya realizado esta reunión porque restablece la normalidad de una relación en que hasta ahora han prevalecido las diferencias ideológicas por encima de las necesidades de los pueblos de ambos países".

Recordó que Maduro dijo que se trató de una "reunión extraordinaria" con Santos, el lunes pasado en la sureña ciudad venezolana de Puerto Ayacucho, con la cual se superó la tensión generada por la recepción del mandatario colombiano al líder opositor Henrique Capriles.

El politólogo aseveró que, sin embargo, "la relación se mantiene en una especie de 'sube y baja' por cosas que realmente no tienen mayor trascendencia para los pueblos de ambos países".

Criticó el hecho que "ambos gobiernos se la pasen en una eterna discutidera sobre problemas intrascendentes y que van más vinculados hacia la situación político-ideológica".

En ese sentido, estimó que Venezuela hará presión para que Santos se abstenga de recibir nuevamente a Capriles, dado que "al gobierno venezolano le interesa que Colombia no reciba al ex candidato presidencial" para intentar "aislarlo internacionalmente".

El presidente del Colegio de Internacionalistas de Venezuela (CIV) manifestó que una de las razones de la reunión fue el interés de Colombia en que Maduro siga involucrado en las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Uno de los temas importantes para Colombia es la paz y Venezuela ha jugado un papel importante debido a la relación que mantiene con grupos guerrilleros y a lo que el gobierno venezolano ha manifestado su intención de contribuir a la paz en Colombia", recalcó.

Contreras subrayó que lo "deseable" es que Venezuela y Colombia tengan una relación sólida, con un elevado comercio bilateral, y consideró "poco seria" la actual situación bilateral marcada por constantes controversias diplomáticas.