Disminuyen casos de hepatitis en Baja California

El secretario de Salud en la entidad, José Guadalupe Bustamante Moreno, aseguró que costó 20 años de esfuerzos e inversiones a Baja California, pasar de ocupar el primer lugar en hepatitis al tercero, que actualmente ostenta.

En entrevista, el titular de la Secretaría de Salud del estado aseguró que lo anterior ha valido para que la hepatitis C haya dejado de ser una de las enfermedades que mayor preocupación causa, superada por otras, como el VIH/Sida y la tuberculosis.

El funcionario desestimó que se hayan presentado casos de importancia de este padecimiento, aunque refirió que Tijuana, por ser frontera, vive casos especiales, por lo que autoridades sanitarias se mantienen en alerta.

Recientemente, se reportó un brote de hepatitis A en el condado de San Diego, California, en Estados Unidos, el cual se encontraba asociado a un producto que mezcla de diversas frutas rojas distribuidas por una conocida cadena comercial.

La Secretaría de Salud de Baja California pidió a los ciudadanos extremar sus precauciones, en caso de comprar fruta en ese país, y de hacerlo, tomar las medidas pertinentes, como lavarlas y desinfectarlas, para evitar riesgos.

Sin embargo, advirtió que la hepatitis no sólo se adquiere por contagio a través de los alimentos, sino también por la vía intravenosa, por donaciones de sangre o por agujas infectadas por los usuarios de drogas.

En este sentido, refirió que el Sector Salud lleva a cabo campañas en los bordos del canal internacional, donde se refugian deportados y aspirantes a migrantes que no pudieron pasar a Estados Unidos y se quedaron a vivir en ese sitio.

Algunos se vuelven adictos, lo que se convierte en un problema social y de salud pública, al propagarse la enfermedad de infectados a sanos, por el uso de las mismas agujas para inyectarse la droga.

"No es fácil, porque en nuestra condición de frontera recibimos muchos deportados de Estados Unidos, por esa razón asumimos el control desde nuestros programas para evitar la propagación de enfermedades, entre ellas la hepatitis", indicó.

Refirió que como parte de esta intensa campaña en el bordo del canal internacional, también se llevan a cabo capacitaciones al personal para que esté en condiciones de efectuar los reconocimientos y detecciones de enfermedades contagiosas.

"Hace 12 años no podíamos brindar tratamientos por los costos, hoy estamos gastando 60 millones de pesos anuales para los pacientes que tenemos en tratamiento, además de los 350 millones de pesos que cuestan los programas", manifestó.

El funcionario indicó que "el esfuerzo ha fructificado, pues en el transcurso de 20 años, Baja California pasó del primer al tercer lugar en este enfermedad, no fue fácil, pero hemos logrado mantenernos ahí".