Resaltan trabajo de Academia de las Lenguas Indígenas de BC

La diversidad de lenguas que hay en el estado como parte del patrimonio cultural común integrado al resto de lenguas que se hablan en México, originó la creación de la Academia de las Lenguas Indígenas de Baja California.

Con antecedente de 10 años, un grupo de maestros de educación indígena y miembros de la sociedad de origen Ñu'u savi (mixteco) con residencia en Tijuana, se preocuparon por la preservación y desarrollo de las lenguas originarias del estado.

En ese entonces, se conformó la representación de la Academia de la Lengua Mixteca de Baja California, grupo étnico de los más numerosos y representativos provenientes del sur del país y asentados en territorios de la zona noroeste.

A Baja California se han desplazado algunos grupos étnicos como los mixtecos, zapotecos y triquis de Oaxaca, así como mixtecos de Guerrero, a los campos agrícolas de San Quintín y Maneadero en Ensenada; Valle de Mexicali y en Tijuana.

A esta entidad pertenecen cinco grupos indígenas, todos en riesgo de extinción según la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI).

Cada uno de ellos posee su propia lengua, y éstos son los cochimí (m'ti-pa), que habitan en la meseta costera de Ensenada; los cucapá (es-pei), habitantes en campos de Ensenada, Mexicali y San Luis Río Colorado, en Sonora.

También, los kiliwa (ko-lew), de la Sierra San Pedro Mártir, en Ensenada; los kumiai (ti'pai), cuyas comunidades se encuentran en Tecate, Tijuana y Playas de Rosarito, así como los paipái (akwa'al), que habitan en comunidades localizadas en Ensenada.

La Academia de las Lenguas Indígenas de Baja California, desde su conformación, expandió su actividad a toda la diversidad lingüística existente en este territorio, lo mismo nativos originarios de la región o grupos provenientes de otros puntos.

egún el Centro Cultural Tijuana (Cecut), institución donde se centra la actividad de esta academia, fueron admitidos además los representantes de algunos pueblos como el mixe, purépecha, zapoteco y mixteco, este último tanto de Oaxaca como de Guerrero.

Esto motivó que el grupo que naciera como Academia de la Lengua Mixteca de Baja California, cambiara su denominación a Academia de las Lenguas Indígenas de Baja California, cuya intencionalidad es la preservación de este patrimonio cultural.

Como parte de sus programas de divulgación, la academia constituyó talleres para dar a conocer y enseñar las lenguas indígenas que se hablan en el territorio bajacaliforniano, con lo que se pretende contribuir a evitar su desaparición.

También se ha dado a conocer la diversidad cultural de las etnias asentadas en la entidad, a través de libros y otras publicaciones que han sido elaboradas en las escuelas indígenas y de manera externa.

Algunas de las publicaciones incluyen géneros literarios en lengua mixteca o en edición bilingüe, tales como cuento, poesía y tradición oral; investigadores de la UNAM, campus Ensenada, laboran en un libro de texto de matemáticas, en mixteco.