Rescatan a dos tortugas y un manatí en BCS y Quintana Roo

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) rescató a dos tortugas del cárcamo de una central termoeléctrica en Baja California Sur, así como a una cría de manatí hembra que quedó varada en la caleta de la Playa Coba en Quintana Roo.

Las tareas a cargo de especialistas de la procuraduría en dichas entidades resultaron exitosas a pesar del grado de dificultad que mereció sólo el operativo de rescate de dos quelonios atrapados en el cárcamo de bombeo de la central termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ubicada en Punta Prieta, Baja California Sur.

De los ejemplares rescatados uno pertenece a la especie conocida como Tortuga Prieta y el segundo es una Tortuga Golfina, con un peso de 60 y 45 kilogramos respectivamente. Se trata de especies protegidas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010, bajo el estatus de peligro de extinción.

En atención a una llamada de personal de la CFE, inspectores de la Profepa se presentaron en Punta Prieta, en el municipio Mulegé, donde en coordinación con elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México verificaron la ubicación de las tortugas reportadas.

Buzos de la Marina rescataron los dos ejemplares, los cuales presentaban respuesta baja a estímulos externos debido al cansancio por nadar a contracorriente del cárcamo. Además estaban cubiertos de epibiontes como macroalgas, balanos y poliquetos, pero en buen estado de salud.

Una vez valoradas las condiciones físicas de las tortugas inspectores de la Profepa trasladaron los ejemplares a la playa conocida como Escuela Técnica Pesquera, ubicada a un costado de las instalaciones de la CFE, para su posterior liberación en presencia de elementos de la Armada de México.

En tanto, personal de la procuraduría rescató a una cría de manatí hembra que quedó varada en la caleta de la Playa Coba, en el municipio Tulum, Quintana Roo, la cual presentaba una severa inanición (reducción de los nutrientes, vitaminas e ingesta de energía) por la falta de alimento.

En atención a un aviso ciudadano, especialistas de la Profepa en coordinación con personal del Grupo de Rescate Xcaret acudieron al lugar para salvar al ejemplar de manatí que presentaba agotamiento severo.

Así una vez recuperado se trasladó a las instalaciones de ese centro recreativo para recibir los cuidados médicos necesarios para su recuperación.

La Profepa agregó que en las instalaciones del parque fue depositada en una poza de cuarentena con agua salada de flujo continuo y se inició a proveerla a una dieta especial a base de electrolitos y glucosa para alimentarla e hidratarla debidamente.

La cría de manatí rescatada, que está en peligro de extinción, es un ejemplar que pesa apenas 26 kilogramos con una largo total de 1.23 metros y un ancho de 76 centímetros del tórax, pues se calcula que tiene entre cinco y 10 días de nacida.