Denuncian indígenas panameños presencia de las FARC en sus territorios

Líderes de la comarca indígena Embera-Wounaan de Panamá denunciaron hoy la presencia de guerrilleros colombianos en sus tierras, en el marco de una visita del relator de Naciones Unidas (ONU), James Anaya.

"Tenemos la presencia de la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) como un flagelo latente porque estos señores entran a nuestro territorio traficando drogas, armas", afirmó el cacique general Embera-wounaan, Betanio Chiquidama.

El también presidente de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP) señaló que los insurgentes también intimidad a la población en la frontera.

El dirigente indígena indicó que la preocupación sobre la supuesta presencia rebelde fue comunicada a través de un documento entregado a Amaya, quien el viernes emitió una declaración al término de una visita de ocho días a Panamá.

"Se le dijo y ojala aparezca en el informe" que Amaya debe presentar el próximo año al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, manifestó Chiquindama.

La versión del dirigente indígena contradice la afirmación del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, quien el 1 de julio ante el Parlamento afirmó que las fuerzas de seguridad panameña mantienen libre el territorio fronterizom de presencia de elementos de las FARC.

"Eso no es así. Es falso. Me gustaría que la autoridad fuera a vivir dos meses para ver cómo se sienten. Nosotros somos los que los vemos, nos mandan documentos: queremos reunirnos con ustedes, queremos una entrevista".

"Ellos se mueven en nuestro territorio, tiene muchos caminos donde trafican drogas, trafican armas; eso es un mal que se esta dando, eso trae como consecuencia más pobreza, nadie quiere trabajar", comentó.

Sobre las primeras impresiones de Amaya sobre su visita a Panamá -con advertencias de amenazas a los derechos de los indígenas- Chiquidama manifestó que recogió aspectos que viven las etnias pero debió ser más beligerante "para que el gobierno atienda".

"Exigimos que el gobierno si tome en consideración las recomendaciones, aunque las veo un poco débil debieron ser mas contundentes", exclamó Chiquidama.

También se pronunció porque Amaya se refiera en su informe a los cuestionamientos de las etnias panameñas al programa de la ONU sobre reducción de emisiones de carbono (REDD) que a su juicio pretende comercializar los recursos donde están asentados indígenas.

"El relator tendrá mayor credibilidad aquí en Panamá, si se pronuncia a favor de los pueblos indígenas en el tema REDD. Queremos que le pida a las Naciones Unidas, a su propio sistema que respete las decisiones de los pueblos indígenas", anotó.