Asesinado Brahmi con misma arma que mató a otro líder opositor: Túnez

El gobierno de Túnez reveló hoy que el opositor Mohamed Brahmi fue asesinado con la misma arma utilizada para matar al líder de su partido, Chokri Belaid, hace seis meses y que el principal sospechoso es el salafista Abu Bakir Hakim.

La revelación, anunciada por el Ministerio del Interior, llegó un día después del asesinato de Brahmi, que ha sumido al país en una crisis pues los sindicatos convocaron a una huelga general este viernes, mientras la oposición pide la disolución del gobierno.

En conferencia de prensa, el ministro del Interior, Lotfi Ben Jeddou, afirmó que análisis de balística conducidos en un laboratorio confirmaron que Brahmi y Belaid fueron asesinados con la misma arma, una semi automática, calibre 9 milímetros.

Señaló además a Hakim -a quien describió como un salafista de línea dura- como uno de los dos principales sospechosos de la autoría de ambos asesinatos políticos, de acuerdo con despachos de la agencia estatal de noticias Tunis Afrique Presse (TAP).

La policía ya arrestó a cuatro de los ocho presuntos implicados en la muerte de Brahmi, la víspera, y de Belaid, en febrero pasado, y continúa la búsqueda del resto, informó el director general de Seguridad Pública presente en la rueda de prensa.

Por separado, la Fiscalía General informó este viernes que tan pronto como tuvo conocimiento del asesinato de Brahmi, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, abrió una investigación por "homicidio intencional con premeditación" y "delitos de terrorismo".

En un comunicado, precisó que el caso fue asignado a un juez del Tribunal de Primera Instancia, quien conducirá la investigación y recogerá las observaciones necesarias en relación con los hechos, tanto evidencias como testimonios.

Destacó incluso que el juez ya ordenó que un grupo de médicos forenses lleven a cabo una autopsia junto con un representante del Ministerio Público.

Según un reporte de TAP, la revisión médica inicial del cuerpo de Brahmi refiere que la víctima recibió 14 disparos, seis en la parte superior del cuerpo y ocho a la altura de la pierna izquierda.

Tras el asesinato, los partidos de oposición pidieron la disolución del gobierno y estallaron multitudinarias protestas a través del país, mientras los sindicatos llamaron a una huelga general que se llevó a cabo este viernes.

Centros comerciales y bancos permanecieron cerrados este día, y la aerolínea nacional Tunisair canceló todos sus vuelos en respuesta al llamado de la Unión General Tunecina de Trabajadores para protestar contra el terrorismo, la violencia y los asesinatos en el país.