Celebran 688 aniversario de la Fundación Gran Tenochtitlan

El Consejo de Pueblos y Barrios originarios del Distrito Federal continuó la celebracion del 688 aniversario de la Fundacion de la Gran Tenochtitlan, que inició la víspera, con modificaciones en su programa original.

En la explanada de la Fundación, ubicada en Pino Suárez y el Circuito de la Plaza de la Constitución, se dieron cita representantes de pueblos originarios de San Rafael, La Cuevita, Amecameca, Xochimilco y Tláhuac, entre otros.

Acudieron para realizar su ceremonia tradicional con una ofrenda floral, veladoras con el símbolo del nopal y la quema de incienso y copal.

En este segundo y último día de celebración se presentó un retraso y una modificación en el programa, ocasionado por el cambio de lugar donde se realizarían las danzas tradicionales, debido al arribo de un grupo de maestros que ocuparon el lado norte de la Plaza de la Constitución, donde los barrios se instalarían.

Ante ello, los representantes de los barrios amagaron con cerrar la calle Pino Suárez, frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para ofrecer sus danzas en honor del aniversario de la fundación de Tenochtitlan.

Tras diversas consultas con representantes del gobierno de la ciudad, decidieron hacerlo en la Plaza de la Fundación, por lo que procedieron a hacer a un lado sus ofrendas y veladoras para ocupar ese sitio en el marco de los festejos.

Juan Cervantes Chávez, representante del Consejo de Pueblos y Barrios originarios, recordó que esta ceremonia se realiza cada año con la invitación a representantes de diversas razas originarias, algunos de los cuales vienen, incluso de otro país, para conservar las tradiciones de la gran Tenochtitlan.

Después del ofrecimiento de la danza, que contó principalmente con concheros, algunos representantes caminaron hacia la plaza de Santo Domigo para instalar un pabellón de medicina tradicional, que estará hasta el domingo y ofrecerá servicios gratuitos.

Cervantes Chávez destacó que en el esfuerzo de conservar las tradiciones, usos y costumbres de las culturas originarias, la medicina tradicional es fundamental, por lo que invitó a la ciudadanía a recorrer el pabellón y conocer todas las propiedades que tienen los productos autóctonos como el nopal, el cual hace de los mexicanos "la raza eterna".