Elogian mandatarios latinoamericanos a la revolucion cubana

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, encabezó hoy a una decena de gobernantes latinoamericanos y caribeños de izquierda que rindieron homenaje a la principal efemérides del calendario revolucionario cubano.

Todos hablaron este viernes en la ciudad de Santiago de Cuba, a unos 900 kilómetros al sureste de La Habana, donde el presidente Raúl Castro encabezó el acto por el 60 aniversario del fallido ataque al cuartel Moncada.

El acto de más de tres horas, con escenario en una explanada frente al antiguo cuartel convertido en 1959 en escuela, fue transmitido por la radio y la televisión.

Según Maduro, el festejo por los 60 años del asalto al Moncada para derrocar al dictador Fulgencio Batista alientan los actuales cambios en América Latina, "refuerzan la esperanza y confirman que valió la pena la lucha".

Su colega de Uruguay, José Mujica, de visita oficial en la isla, opinó que la revolución cubana ha sido la de la dignidad, de la autoestima de los latinos, y dijo que la transformaciones sociales son una larga construcción colectiva de errores, aciertos, compromisos y sacrificios.

"Solo es posible el porvenir si nos acostumbramos a la tolerancia. Nadie tiene el derecho por grande y fuerte a aplastar a los pequeños. El mundo rico tendrá que entender que no hay derecho a sacrificar la vida", agregó el mandatario.

A su turno, el presidente boliviano Evo Morales estimó que Cuba y su revolución son una fuente de esperanza y de inspiración permanente en la lucha contra el capitalismo y el imperialismo, y exaltó la figura del líder histórico Fidel Castro.

Para Morales, "la lucha del pueblo cubano no estaba equivocada. La revolución de Cuba es la madre de las revoluciones antiimperialistas y del mundo".

Daniel Ortega, de Nicaragua, dijo por su parte que Cuba es "una estrella solidaria y con su espíritu indoblegable inspiró a pueblos de América Latina, el Caribe, Asia y África en su batalla contra el colonialismo, el neocolonialismo y el imperialismo".

A juicio del canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, en representación del presidente Rafael Correa, el embargo económico de Estados Unidos a Cuba tiene que terminar porque viola las resoluciones de la ONU de las últimas décadas.

Según el canciller ecuatoriano, Latinoamérica ya no es el patio trasero de Estados Unidos. "Si otros se ofrecen para serlo, allá ellos".

En el acto, bajo un intenso sol, también hablaron los primeros ministros de Dominica, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda, el ala caribeña de la izquierdista Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Al terminar el acto, según fuentes periodísticas de Santiago de Cuba, los visitantes extranjeros rindieron homenaje al Héroe Nacional cubano, José Martí, en el cementerio de Santa Ifigenia, donde descansan sus restos, acompañados por Castro.