Desafiará Danny Boyle el paso del tiempo en "Trainspotting 2"

El cineasta británico Danny Boyle explicó que hará la secuela de "Trainspotting" (1996), no sólo porque se cumplirán 20 años de su estreno en 2016, sino porque desea que el público analice qué ha hecho con su tiempo y sus arrepentimientos, además de ver que ha pasado con los protagonistas de la historia dos décadas después.

El director de filmes como "127 horas" y "Quisiera ser millonario" se encuentra de visita en esta ciudad para recibir un homenaje por parte del XVI Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF) y también aprovechó para conocer la ciudad y ofrecer una conferencia magistral ante más de mil 800 personas en el Auditorio del Estado.

"Mi intención con la segunda parte de Trainspotting es revisitar a las mismas personas pero 20 años después, ver el paso del tiempo, en los actores, los personajes y en mí mismo, porque ya no somos los mismos", detalló.

Consideró que es muy difícil que un actor tenga la oportunidad de hacer el mismo personaje dos décadas después, pero en este caso volverá a reunir al reparto del filme encabezado por Ewan McGregor, Ewen Bremner, Jonny Lee Miller, Kevin McKidd, Robert Carlyle y Kelly Macdonald.

La película cuenta la historia de cinco jóvenes de Edimburgo y sus problemas con las drogas (principalmente la heroína) de la mayoría de ellos y la violencia desmedida de Begbie.

Todo visto y narrado desde el punto de vista del protagonista Mark Renton, quien sufre un arco de transformación asombroso a lo largo de la trama, en el que decide dejar las drogas y llega a una conclusión contrapuesta a su visión inicial.

"Es una historia que nos acerca al mundo de las drogas, mostrándonos su entorno desde un punto de vista realista, distanciándose de los eufemismos que generan algunas otras películas sobre drogas acerca de mundos de dinero y exceso", comentó.

Por otro lado, el cineasta quien obtuvo el Oscar en 2008 por su filme "Quisiera ser millonario", aseguró que uno de sus deseos es hacer un filme musical, "porque el santo grial de todo director es realizar un musical original, porque lo más complicado de hacerlo es que permanezca verosímil cuando todos empiezan a cantar".

Recordó que su película "Millions" (2004) tenía toda la estructura para ser un musical, pero al final no lo hizo, hecho del cual se arrepiente.

Dispuesto a contestar cada una de las preguntas de la prensa, Boyle también manifestó su admiración por el cineasta neoyorkino Darren Aronofsky, quien también recibirá un homenaje por parte del GIFF 2013, que se desarrolla en esta ciudad hasta el próximo domingo.