Armstrong no se sorprende por dopaje en el Tour de Francia 1998

Luego de que el senado francés reveló que en 1998, los tres primeros lugares del Tour de Francia estaban dopados, el ex ciclista estadounidense Lance Armstrong no se mostró sorprendido y juzgó que aquélla fue una época desafortunada.

En aquella competencia gala, los tres primeros clasificados, el italiano Marco Pantani, el alemán Jan Ullrich y el estadounidense Bobby Julich, se doparon con EPO (eritropoyetina), situación que no asombró a Armstrong, quien no fue partícipe de aquel Tour de Francia, ya que se recuperaba del cáncer testicular que padeció.

"Mi reacción inicial es que no me sorprende. Fue una época desafortunada para nosotros y prácticamente todos rompimos las reglas y mentimos al respecto", señaló al portal cyclingnews.

Cabe mencionar que en este año, al estadounidense se le retiraron sus siete títulos del Tour de Francia, conseguidos de 1999 a 2005, luego de que confesara que consumió justamente EPO y otras sustancias para mejorar su rendimiento.

En cuanto a la investigación del senado francés, éste aseguró que no se podrán sancionar a los corredores implicados, ya que no se realizaron muestras B, de los resultados, por lo que los ciclistas mantienen sus posiciones en el Tour de Francia de 1998.

Lo anterior no sucedió con Armstrong, por lo que se limitó a decir que "este tema se lo dejaré a otras personas y al paso del tiempo, que determinará si los castigos se repartieron o son de manera individual".

Por último, el texano señaló sobre si considera que esta clase de revelaciones beneficia al ciclismo.

"No lo sé, realmente no lo sé. Me gustaría pensar que hay algo bueno en todo esto, pero, desde mi punto de vista, creo que no se ha hecho nada más que daño al deporte", finalizó.