Pide ONU deponer armas a rebeldes de Grandes Lagos de África

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) pidió hoy a los rebeldes de la región de los Grandes Lagos de África deponer las armas y cesar sus ataques contra el gobierno de República Democrática del Congo (RDC).

El Consejo de Seguridad vuelve a exigir que los miembros de todos los grupos armados se "desbanden de manera inmediata y permanente y depongan las armas", indicó el organismo en una declaración, en la que llamó a la restauración del gobierno de la RDC.

Al inicio de una sesión de alto nivel, el órgano ejecutivo de Naciones Unidas recordó los choques que se han registrado desde abril de 2012 entre el grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) y el gobierno de la RDC.

En la región -que abarca además de la RDC partes de Kenia y Tanzania, así como Uganda, Burundi y Ruanda- el Consejo mencionó la operación de otros grupos rebeldes como las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda, la Fuerzas Aliadas Democráticas y Mayi Mayi Kata-Katanga.

Los urgió específicamente a que cesen de inmediato toda forma de violencia, incluida la sexual y la de género, que suspendan el reclutamiento de niños y a que cesen con sus constantes violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario.

La sesión fue presidida por el secretario estadunidense de Estado, John Kerry, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El Consejo de Seguridad también alertó sobre la actual crisis humanitaria que afecta a dos millones 600 mil personas desplazadas de sus hogares en la región y a otros seis millones 400 mil que necesitan asistencia alimentaria y ayuda de emergencia.

También reiteró su preocupación por los más de 500 mil refugiados de la RDC en los países vecinos.