Condenan a 70 meses a la Reina del Pacífico en EUA, pero saldrá libre

La mexicana Sandra Ávila Beltrán, conocida como la "Reina del Pacífico", fue sentenciada hoy a 70 meses de cárcel por prestar ayuda a un narcotraficante, pero podrá salir en libertad al cumplir este domingo su tiempo en prisión.

En una sala de corte repleta de periodistas, el magistrado Kevin Michael Moore, dictó la sentencia y aceptó que a la acusada le fuera acreditado el tiempo que pasó en prisión desde el 28 de julio del 2007, en que fue recluida en México, antes de su extradición a Estados Unidos en agosto pasado.

"Si entiendo -la sentencia- su senoría pero no deseo apelar gracias", dijo en espanol con voz tenue Avila Beltrán, quien vestía un traje de reo color caqui, grilletes en los pies y escuchaba la sesión mediante unos audifonos de traducción.

Tras la sentencia, Avila Beltrán, de 52 años, quien lucía un mechón de canas que contrastaba con su larga cabellera negra, expresó su alegría con amplia sonrisa hacia la tribuna donde en las primeras filas se encontraba una sobrina.

El abogado Stephen Ralls dijo tras la sesión que Ávila Beltrán estaba contenta con la sentencia pues señaló que es una mujer "que ha sufrido mucho" y que esperaba poder regresar pronto con sus familiares a Guadalajara.

En su defensa Ralls metió antes de la audiencia de sentencia un pliego en el que argumentaba el sufrimiento de su cliente desde pequeña cuando sufrió pérdidas familiares y luego dos de sus esposos que pertencían a la policía fueron asesinados.

Ralls dijo que su clienta pasará a una prisión de migración una vez que se cumpla su pena en tres días y se espera que sea deportada a su pais en un plazo que podría tardar "semanas o un mes".

El abogado quien ejerce en Arizona y en el pasado ha defendido a prominentes personas acusadas de narcotráfico, senaló que el gobierno de Estados Unidos se gastó mucho dinero para extraditar y juzgar a Ávila Beltrán como narcotraficante y ella lo único que hizo fue ayudar a su ex novio.

La sentencia corresponde al acuerdo logrado con la Fiscalía en abril pasado, en el cual Ávila Beltrán aceptó declararse culpable de prestar ayuda a su ex novio el colombiano Juan Diego Espinoza, convicto de narcotráfico y uno de los enlaces más importantes del cártel de Sinaloa y el colombiano del Norte del Valle.

Mediante ese acuerdo a la mexicana se le retiraron los cargos originales de conspirer para transportar un cargamento de 100 kilogramos de cocaína a Chicago, en el cual la había involucrado su ex novio Espinosa tras cooperar con la Fiscalía y lograr una sentencia reducida en un tribunal de Miami que cumplirá en septiembre.

También se le retiraron sobre un cargamento de nueve toneladas de cocaína de Colombia a México y que tenía como destino Estados Unidos. Ese cargamento fue decomisado en diciembre del 2001 en Manzanillo, Colima.

Ávila Beltrán es sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo, conocido como "El Padrino" y fundador del extinto cártel de Guadalajara en la década de 1980.

Sus padres son María Luisa Beltrán Félix y Alfonso Ávila Quintero, familiar del también exlíder del cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero.