Investiga CNDH robo a periódico en línea y agresiones a camarógrafo

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició las investigaciones de dos casos, el robo y daños a instalaciones del periódico "e-consulta", en Puebla, y la agresión a un camarógrafo de Televisión Azteca en Los Reyes, Michoacán.

El organismo informó que de acuerdo con versiones de los afectados del periódico en línea "e-consulta", hubo destrozos a sus instalaciones, el robo de equipo de cómputo, del servidor de Internet y demás dispositivos que contenían información, entre otros bienes.

La CNDH reprobó estos hechos y consideró que toda agresión a un medio de comunicación inhibe la libertad de expresión y vulnera el derecho de la sociedad a estar informada.

Señaló que "es obligación del Estado prevenir cualquier acto que violente dichas libertades, porque la libertad de prensa resulta fundamental en la formación de la opinión pública además de fortalecer la participación de la sociedad, considerada esencial en toda democracia".

En este sentido, aseguró dará seguimiento a las actuaciones ministeriales relacionadas con la agresión y robo a "e-consulta", y en su momento determinará lo que a derecho corresponda, de acuerdo con un comunicado difundido por el organismo.

Por otra parte, la Comisión detalló que investiga el caso del camarógrafo, a quien policías federales quitaron su cámara cuando hacía la cobertura periodística de una manifestación afuera de las instalaciones del ayuntamiento.

Detalló que de acuerdo con el testimonio del camarógrafo, uniformados de la Policía Federal le arrebataron su cámara luego de registrar el momento en que sujetos armados a bordo de vehículos disparando contra la multitud.

Explicó que le devolvieron la cámara varias horas después de haber denunciado el hecho ante uno de los comandantes de la corporación policiaca, pero no le entregaron la tarjeta de video que consignaba los hechos.

La CNDH exigió al gobierno mexicano que las agresiones a los periodistas no queden impunes y se garantice la protección y vida de quienes trabajan en los medios de comunicación, ya que este tipo de acciones vulneran la vigencia del Estado de derecho.

"La Comisión Nacional lamenta que se sigan registrando hechos de este tipo en contra de los comunicadores, pero sobre todo, la impunidad en la que suelen quedar", puntualizó.