Falta de vocación científica satura algunas carreras: Chuayffet

El secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet Chemor, advirtió que la ausencia de una base social de niños y jóvenes con vocación científica y tecnológica ha generado que la demanda educativa se concentre en unas cuantas carreras.

Lo que causa, indicó, altos niveles de desempleo y subempleo, y un ejercicio profesional en actividades de baja productividad o sin correspondencia con la formación recibida.

Al presidir junto con el titular de la secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, la entrega del Premio Vinculación Educación-Empresa, en el salón Hispanoamericano de la SEP, dijo que hoy, siete de cada 10 egresados de la educación media superior se ubican sólo en ocho carreras y en el tramo superior cuatro de cada 10 estudiantes se concentran en 10 opciones.

Ante esta realidad, urgió mejorar la relación entre todas las instancias de gobierno para incrementar la calidad de las personas vinculándolo estrechamente con el sector productivo. "Esto sólo puede entenderse como un proceso bilateral, en el cual la formación educativa y la producción se fortalecen mutuamente".

Reconoce, indicó en el acto, que tanto la academia como la empresa deben responder a las necesidades de desarrollo regional como a la formación propia de su entorno.

Este año, la SEP y la STPS recibieron 333 casos de 31 entidades federativas en tres categorías: cultura emprendedora y creación de empresas basadas en conocimiento; generación y mejora de productos y servicios, así como formación y empleo, superando en más del doble la participación del año anterior.

"Vivimos una era marcada por la economía del conocimiento, a mayor educación corresponderá mayor desarrollo.

"El alto grado de dinamismo que enfrenta hoy nuestra sociedad genera incertidumbre, la cual sólo puede combatirse anticipándonos y adaptándonos a los cambios por medio del aprendizaje continuo y la innovación, elementos fundamentales de una verdadera educación de calidad", sostuvo.

En su momento, Navarrete Prida recordó que según datos de la Encuesta Nacional de la Juventud 2012, 53 por ciento de los jóvenes esperan obtener un buen empleo a partir de una carrera y casi 18 por ciento considera que contar con una carrera le ayudará a alcanzar un buen desarrollo profesional.

Es un hecho, destacó, que la juventud encierra un gran potencial que no hemos aprovechado a plenitud para llevar a México a mejores condiciones de desarrollo y bienestar. Ello, pese a que gracias a una diversidad de esfuerzos del sector educativo, como en ninguna otra época nuestro país dispone de una fuerza laboral joven que quizá no vuelva a tener en un futuro cercano.

"Esta fuerza laboral, en su conjunto, es la mejor preparada, la más profesional y la de mayor especialización en la historia de México", subrayó.

El titular de la STPS dejó claro que aprovechar al máximo el potencial que representa este bono demográfico demanda que exista una estrecha vinculación entre los empleadores, las instituciones académicas y la sociedad para apoyar a los profesionistas mediante el mercado de trabajo o a quienes desean emprender su propio negocio.

Precisó: "Para ser más competitivos y productivos necesitamos una fuerza laboral sólidamente preparada y hacer que esta se convierta en motor de las empresas formales, de los negocios y de las organizaciones".

Por eso, al abrir espacios para que los jóvenes que se han formado en las instituciones de educación media superior y superior apliquen sus conocimientos en la modernización de los procesos productivos, la innovación y el desarrollo tecnológico, estamos preparándonos todos para enfrentar de manera eficaz los retos de la sociedad del conocimiento.