Las selecciones mexicanas, del protagonismo al descrédito

El futbol mexicano, a nivel de selecciones nacionales, ha pasado del protagonismo al descrédito, de los buenos resultados a no saber cómo ganar y de grandes sueños a la desesperanza en tan sólo siete meses que van del presente año.

Promisorios resultados adornaron el inicio del ciclo del entrenador en jefe José Manuel de la Torre para que el presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), Justino Compeán, dejara brotar los grandes sueños que tiene el balompié local a nivel mundial.

El punto negro de ese arranque fue la mala participación en la Copa América Argentina 2011, bajo el mando de Luis Fernando Tena, quien se reivindicó con la conquista de la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara el mismo año.

El 10 de julio de 2011, la Selección Mexicana Sub 17 dirigida por Raúl Gutiérrez ganó la Copa del Mundo de la categoría realizada en el país, título ganado por segunda vez, siendo el anterior en 2005, mientras el Tricolor Sub 20 con Juan Carlos Chávez como estratega, finalizó en tercer lugar en la Copa del Mundo Colombia 2011.

Por marcador de 4-2 sobre el equipo de los Estados Unidos, el Tricolor Mayor de "Chepo" de la Torre ganó la Copa Oro de la Concacaf, el 25 de junio del 2011 y todo era "miel sobre hojuelas".

En 2012 inició Luis Fernando Tena la preparación de la Selección Sub 23, que ganó el Preolímpico de la Concacaf, en su camino conquistó el trofeo Esperanzas de Toulón y llegó a la cúspide con la obtención de la medalla de oro de los Juegos Olímpicos Londres 2012.

Esa presea hizo albergar grandes esperanzas y el 18 de septiembre de ese año Justino Compeán habló de "sueños": "Que en el 2014 podamos disfrutar una grata sorpresa, como la que nos dio (Luis Fernando) Tena y que ahora nos la dé ´Chepo´ y que todos nos sintamos privilegiados de ser testigos y partícipes del paso que tiene que dar México" en la Copa del Mundo de Brasil.

Dos días después exhibió Compeán más ilusiones, al decir que "tenemos que ir más lejos del quinto partido" en el próximo Mundial, después de haber quedado relativamente cerca de pasar a los cuartos de final en las anteriores cinco citas mundialistas.

Ese mismo día afirmó que "México ya es protagonista. Antes tocábamos la puerta para ser invitados a torneos, ahora, afortunadamente, recibimos las llamadas para asistir".

Explicó que "las calificaciones de FIFA y del lugar que nos ponen en el ranking mundial son subjetivas, para mí son los resultados los que cuentan, el respeto que se le tiene a la Federación Mexicana de Futbol en la Concacaf, en la Conmebol, en la UEFA, en la FIFA".

Luego se refirió a un factor que empezó a brillar con una nueva generación, los campeones olímpicos: "Todos hemos ayudado a construir una nueva mentalidad en el futbolista mexicano" y destacó la presencia de México en todos los mundiales de la FIFA para resumir que "estamos al mejor nivel".

En medio de gran fiesta, con tintes triunfalistas, se realizó el 9 de enero de este año la premier del documental "Oro El día que todo cambió", mismo que reseñó en parte, sobre todo algunos aspectos íntimos del equipo campeón olímpico de Luis Fernando Tena.

Y sí, ese fue el día que todo cambió, porque la Selección Mayor empezó el año con un empate, resultado que se dio sucesivamente en sus encuentros, siendo tres en el Estadio Azteca ya en el Hexagonal Final de la Concacaf hacia Brasil 2014, donde después de seis jornadas el Tricolor va en tercer lugar, con siete puntos, apenas uno arriba de su siguiente rival, Honduras.

José Manuel de la Torre tiene a la Selección Mexicana en el umbral de la clasificación, el repechaje ó hasta la eliminación al Mundial, y encima el fracaso en la Copa FIFA Confederaciones y la eliminación de anoche a la final de la Copa Oro de la Concacaf, donde el Tricolor iba por el trofeo número siete de la competencia.

El 20 de septiembre del año pasado Compeán casi se mostró como "brujo", al predecir lo que le esperaba al Tricolor con "El Chepo" de la Torre.

"Las brechas se están cerrando, ustedes están viendo cómo se han cerrado los marcadores, ha habido sorpresas y el hexagonal no va a ser fácil, pero vamos con una mentalidad de estar en Brasil", dijo.

El 23 de abril pasado dejó claro su sentir rumbo al mundial: "Ahorita lo que tenemos que hacer es sumar con la Selección Mayor, porque de nueve puntos tenemos tres y no crean que me tiene muy tranquilo".

Es obvio imaginar cómo se siente ahora tras los fracasos, tanto que no ha dado la cara ante la opinión pública, porque la realidad vuelve a mostrarse a nivel de selecciones nacionales, porque la Sub 20 no refrendó el trofeo del Torneo Esperanzas de Toulon y en la Copa Mundial fue eliminada en octavos de final.

Sin duda el cuadro mexicano que participó en la Copa Oro se enfiló totalmente hacia la ruina pues no logró nada en este torneo de la Concacaf, mostrando carencias y falta de idea para ganar un partido, sellando el cuarto tropiezo de Selecciones Nacionales en el año, en el cual aún falta la eliminatoria mundialista.