Muere artista León Ferrari a los 92 años en Argentina

El artista plástico argentino León Ferrari, cuya provocativa e irreverente obra fue reconocida a nivel mundial e incluso molestó en el pasado al Papa Francisco, murió hoy aquí a los 92 años de edad.

Nacido el 3 de septiembre de 1920 en Buenos Aires, Ferrari comenzó a dedicarse a la pintura a mediados de los años 40, pero después transitó hacia la escultura, hasta convertirse en un verdadero artista en todos los géneros que abarcaba.

En los años 60, su nombre adquirió reconocimiento internacional luego de que trabajara en conjunto con el poeta Rafael Alberti para ilustrar varios de sus poemas.

Fue tanto el talento que demostró en sus obras, que el prestigioso The New York Times lo llegó a considerar como uno de los cinco artistas plásticos más importantes del mundo.

Al mismo tiempo, Ferrari se destacó por su compromiso político, ya que fue uno de los personajes que más denunció los crímenes cometidos durante la última dictadura militar argentina (1976-1983), periodo en el que se exilió en Brasil.

Los abusos de los poderosos y la intolerancia fueron algunos de los temas predilectos en sus exposiciones e incluso una de ellas le valió un duro enfrentamiento con el cardenal Jorge Bergoglio, el actual Papa Francisco.

En 2004, el estatal Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires exhibió obras de Ferrari que mostraban figuras de santos, vírgenes y cristos dentro de licuadoras, tostadoras, sartenes y ollas.

Grupos católicos quisieron destrozar las piezas, lo que provocó una inédita y multitudinaria movilización para defender el derecho a la libertad de expresión del artista.

En su condición de arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio emitió entonces una dura carta pública en la que denostó la mezcla de símbolos religiosos con imágenes eróticas.

"Desde hace algún tiempo se vienen dando en la ciudad algunas expresiones públicas de burla y ofensas a las personas de nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Virgen María", denunció en esa oportunidad el prelado.

"Hoy me dirijo a ustedes muy dolido por la blasfemia que es perpetrada en el Centro Cultural Recoleta, me apena que este evento sea realizado en un Centro que se sostiene con el dinero del pueblo cristiano", agregó.

El ahora Pontífice, sin embargo, perdió la pelea, ya que la justicia ratificó el derecho de Ferrari de exponer sus obras.