Defiende Santos ante Corte Constitucional diálogos de paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, defendió hoy ante los magistrados de la Corte Constitucional, el marco jurídico para la paz, que es esencial para la concreción de los acuerdos con las FARC que se negocian en La Habana.

"La construcción de un marco jurídico adecuado es un pilar fundamental de una política de paz integral", dijo Santos al intervenir este jueves en la audiencia pública del Marco Jurídico para la Paz, en la Corte Constitucional.

El máximo tribunal, que revisa la legalidad del marco jurídico para la paz, convocó para este jueves a diversos sectores de la sociedad que apoyan y se oponen al marco jurídico para la paz para escuchar sus respectivos argumentos.

En su intervención ante los magistrados, Santos consideró que "este es el proceso de constitucionalidad más importante de la década (...) y "estamos construyendo de manera abierta, transparente y deliberativa nuestro modelo de justicia transicional".

Sostuvo que no pocos países con conflictos internos han fracasado en sus intentos de paz por no haber trabajado de antemano y con rigor en las condiciones jurídicas de la paz.

"Con mucha más razón lo debemos hacer nosotros, que hemos vivido un conflicto tan prolongado: No podemos pretender poner fin a una guerra de 50 años sin pensar en cómo vamos a hacer frente al legado de graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH", dijo.

De acuerdo con el jefe de Estado, "este modelo no sólo no abre espacios a la impunidad, sino que satisface de la manera más amplia posible los derechos de las víctimas de un conflicto tan prolongado".

Reiteró que es la primera vez que Colombia se toma en serio la obligación de lucha contra la impunidad por los hechos cometidos en el conflicto armado.

El marco jurídico para la paz busca "construir una estrategia realista y transparente que, en cambio, permita satisfacer de la mejor manera los derechos de todas las víctimas", subrayó el mandatario colombiano.

El gobierno de Santos negocia desde noviembre del 2012 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un acuerdo para poner fin al conflicto armado colombiano que ha dejado más de 220 mil muertos desde 1958.

Con el marco jurídico "no se trata entonces de sacrificar la justicia para lograr la paz, sino de cómo lograr la paz con un máximo de justicia", enfatizó el jefe de Estado.