Reclaman peruanos contra política oficial de desarme

Mantas con leyendas contra la política de desarme que impulsa el gobierno del presidente Ollanta Humala y que reclaman "desarmar a la delincuencia, pero no a los ciudadanos", fueron colgadas hoy en puentes y avenidas principales de Lima.

En las avenidas Javier Prado, que cruza la capital de este a oeste, y Paseo de la República, que va de norte a sur, un grupo de ciudadanos instó a la administración de Humala a no quitarle las armas a la sociedad que enfrenta diariamente a la delincuencia.

La Coalición por un Perú Libre de Armas Ilegales, un organismo no gubernamental, criticó a través de esas mantas un Decreto Supremo que modifica algunos artículos de la Ley de Armas de Fuego de Uso Civil.

"Señor presidente desarme a los delincuentes y no a los civiles que protegemos a nuestras familias", se lee en las mantas de la Coalición.

La ley peruana establece que las licencias para portar armas de fuego sólo tendrán vigencia un año en lugar de los anteriores cinco años e indica que los civiles sólo podrán vender sus armas a integrantes de las Policía Nacional y Fuerzas Armadas.

Los peruanos tienen en la actualidad registradas 270 mil 041 armas entre escopetas, pistolas, revolver y carabinas para defenderse de la delincuencia, según datos obtenidos por Notimex.

Estadísticas de la oficial Dirección General de Control de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de Uso Civil (DICSAMEC) indican que en 1999 habían registradas 79 mil 626 armas, cantidad que ahora subió a 270 mil 041.

Uno de los flagelos que más preocupación causa a los gobiernos y ciudadanos del mundo es la proliferación de la delincuencia organizada, lo que ha llevado a los peruanos a que adquieran armas en el mercado negro.

Para contener el creciente índice delictivo, generado principalmente por unas mil pandillas que tienen asolados los barrios periféricos de Lima, Perú cuenta con mil 269 empresas que prestan servicio de seguridad privada, las que resultan insuficientes.