Exceso de velocidad, probable causa de accidente en España

La investigación para determinar la causa del descarrilamiento de un tren, en el noroeste de España, que dejó 80 muertos, está centrada en la declaración del conductor que había hecho alarde de viajar a exceso de velocidad.

Las autoridades españolas analizan la caja negra del tren, además de los videos que existen sobre el incidente, mientras tomarán la declaración del maquinista, quien sobrevivió al impacto, que en la red social Facebook comentó que conduce a 200 kilómetros por hora.

El Juzgado Tercero de Instrucción de Santiago ordenó que se tome la declaración del operador del tren, un conductor con 13 años de experiencia y 30 años de labor en la empresa Renfe.

El suceso ocurrió a las 20:42 horas locales (18:42 GMT) en una curva a unos tres kilómetros de la estación de la capital gallega, cuando el tren, un Alvia híbrido serie 730 fabricado por Talgo, con 218 pasajeros, más la tripulación, descarriló.

Un reporte reciente indica que 80 personas murieron y otros 95 permanecen heridos en hospitales de Galicia al descarrilar un tren Alvia a la entrada de Santiago que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol.

Al menos siete de las víctimas han perdido la vida después de ser trasladadas al hospital y el tren llevaba a más de 218 pasajeros.

Se trata de una de las peores tragedias ferroviarias de la historia de España y el primer accidente mortal en una vía del AVE (Alta Velocidad Española) la marca comercial utilizada por la compañía ferroviaria Renfe Operadora.

Según algunas versiones, el maquinista que salió ileso habló con alguna autoridad a la que informó que iba a 190 kilómetros por hora, cuando ese tramo de vía de alta velocidad tiene limitado el nivel a 80 kilómetros por hora.

El tren, con un total de trece vagones (ocho de pasajeros, una cafetería, y cuatro locomotoras (dos de diesel y dos eléctricos) descarriló sobre la curva, y de ellos la mayoría de volcó, pero uno voló hasta superar una barda y caer sobre una calzada.

El maquinista, al que algunos medios identifican como Francisco José Garzón Amo, de 52 años de edad, dio negativo en la prueba de alcoholemia que le fue realizada y se encuentra bajo custodia policial.

En su cuenta de Facebook, Garzón subió una imagen en marzo de 2012 en la que mostraba el velocímetro del tren a 200 kilómetros por hora y decía lo siguiente: "Estoy en el límite, no puedo correr más, si no me multan".

La compañía Renfe informó que el tren estaba en funcionamiento desde junio de 2012, y que había pasado revisión la víspera antes de su partida de la estación de Chamartín en Madrid, con destino a Ferrol, norte de Galicia.

El secretario general del Sindicato de Maquinistas (Semanf), Juan García Fraile, explicó que será la investigación del suceso la que permita conocer las causas, que no necesariamente puede ser un problema sino varios.

En declaraciones a la radio Cope, negó que haya presiones de parte de la compañía a los maquinistas para que los trenes lleguen con puntualidad, ya que el sistema está fijado para conseguir ese objetivo, por lo que descartó que el maquinista fuera presionado.

El gobierno español ha abierto dos investigaciones, una por la vía judicial en la que participan los cuerpos policíacos y que instruye el Juzgado Tercero de Instrucción de Santiago.

La otra investigación la realiza la Comisión de Accidentes Ferroviarios, una instancia independiente adscrita al Ministerio de Fomento, y compuesta en gran parte por técnicos especializados.