La Ferrería, en Durango, últimas ruinas del norte de México

La Ferrería es un conjunto de ruinas que datan del año 600 y pertenecían a la cultura de los Chalchihuites, que fueron los primeros habitantes de Durango, son únicas al norte del país y forman parte de los monumentos arqueológicos de México.

Hoy a pesar del trabajo que ha hecho el Centro Instituto Nacional de Antropología Historia (INAH) es un lugar poco visitado por los duranguenses.

Estas ruinas están ubicadas al sur de la ciudad capital, a escasos 10 minutos de donde termina la mancha urbana, se le llama La Ferrería, debido a la hacienda que floreció en esa zona.

En la parte más alta del cerro en donde se encuentra la pirámide, se puede ver el Valle del Guadiana, en donde se encuentra asentada la capital del estado.

En esta zona se encuentran tres estructuras arqueológicas y corresponden a un asentamiento humano de la cultura Chalchihuites, que floreció alrededor del año 600 al 1400.

De ella se han encontrado vestigios importantes, se mantuvo en el olvido durante décadas, pero Arturo Guevara hizo algunas investigaciones y actualmente es zona la más importante del norte del país.

La pirámide más septentrional de todo el continente y de la República Mexicana tiene el juego de pelota, misma que fue heredada por la cultura mesoamericana.

La Ferrería fue la población más grande e importante del Valle del Guadiana en la época Chalchihuite, en este complejo se combinan elementos arquitectónicos que refieren a la vida ritual.

Entre ellos se encuentra la construcción de La Pirámide, la cancha de juego de pelota, estructuras circulares y complejos de estructuras cuadriculares con partidos hundidos.

La construcción de La Ferrería se inició alrededor del año 600 de la era actual, en lo que se conoce como la fase Ayala en 1600 a 700 d. C., algunos de los edificios más importantes que se construyeron en esta etapa son: La Pirámide, la cancha del juego de pelota, la Casagrande, entre otros.

La ocupación y remodelación del sitio continuó durante la fase las joyas del 700 al 950 d. C. en la que se destacan edificaciones como la casa de los dirigentes o las estructuras circulares, ambas fases marcan el esplendor de La Ferrería.

Durante las dos fases siguientes llamadas Río Tunal el 950 al 1150 d. C. y Caldera del 1150 a 1300 d. C. la actividad disminuyó y sólo la casa de los dirigentes presentó un ocupación importante.

Así, la Ferrería fungió como un centro ritual y tuvo mayor concentración de población en el Valle del Guadiana, durante la época de los Chalchihuites, además desde el punto de convergencia de las aldeas asentadas en el valle.

En el primer milenio de nuestra era la cultura Chalchihuites se desarrolló en los valles que se encuentran el lado de la Sierra Madre Occidental, en los estados de Zacatecas, Jalisco y Durango

Actualmente, este sitio es utilizado para hacer rituales por grupos que practican el Temazcal, mismos que se instalan durante los solsticios para recargar energía.

También son visitadas por grupos de escuelas desde preescolar, primaria y secundaria, pero pocos habitantes y turistas.

En este sitio se está trabajando en nuevas exploraciones, pues se cree que se pueden encontrar más vestigios que puedan aportar más al conocimiento de esta cultura.