Rechaza Papa Francisco liberalización del uso de drogas

El Papa Francisco fustigó hoy a los "mercaderes de la muerte" y rechazó la liberalización del uso de drogas como estrategia para combatir el narcotráfico, al visitar un hospital de rehabilitación de drogadictos en Río de Janeiro.

Al visitar el Hospital San Francisco de Asís, institución de beneficencia que también atiende a enfermos de escasos recursos, el pontífice dijo: "necesitamos todos aprender a abrazar a aquel que tiene necesidad".

"Hay tantas situaciones en Brasil y en el mundo que reclaman una atención, cuidados, como la lucha contra la dependencia química", agregó Francisco, el primer Papa latinoamericano.

Jorge Mario Bergoglio llegó en un automóvil utilitario al nosocomio, donde fue recibido por el arzobispo de Río de Janeiro, Orami Joao Tempesta, y el director del hospital, el sacerdote franciscano Francisco Belotti.

El Papa sostuvo que "frecuentemente, lamentablemente, en nuestras sociedades prevalece el egoísmo. Son tantos los mercaderes de muerte que siguen la lógica del poder y del dinero a toda costa".

"La plaga del tráfico de drogas, que siembra dolor y muerte, exige de toda la sociedad un acto de coraje", añadió el obispo de Roma, que llegó el lunes pasado a Río de Janeiro para participar durante la semana en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Advirtió, sin embargo, que "no es liberalizando el uso de las drogas, como se discute en distintas partes de América Latina, como se logrará disminuir la influencia de la dependencia química".

"Es necesario enfrentar los problemas que están en la raíz del uso de las drogas, promoviendo una mayor justicia, educando a los jóvenes a los valores que construyen la vida en común, acompañando al que está en dificultades y darles experiencias futuras", dijo.

El Papa Francisco subrayó que "necesitamos todos mirar a los demás con los ojos de amor de Cristo, aprender a abrazar cuando éste tiene necesidad, para expresar solidaridad, afecto y amor".

"Hoy en este lugar de lucha contra la dependencia química, quiero abrazar a cada uno de ustedes, ustedes que son carne de Cristo, y pedirle a Dios que llene de sentido y de esperanza segura el camino de ustedes, y también el mío", enfatizó.

Reconoció, sin embargo, que "abrazar no es suficiente, extendamos la mano al que está en dificultades, al que cayó en la dependencia, quizás sin saber cómo y vamos a decirle: tú puedes levantarte, puedes subir (...) es difícil, pero es posible si lo quieres".

"¡Tú puedes ser protagonista de la subida!", exhortó el Papa Francisco, tras aclarar que "nadie puede hacer la subida por ti; ¡mira hacia adelante!"

"No dejen que les roben la esperanza, pero también digo: no robemos la esperanza, al contrario, convirtámonos todos en portadores de esperanza", aseveró el pontífice.