Juventud en México, una oportunidad para el desarrollo: Imjuve

La juventud en México representa una oportunidad para el desarrollo económico y social, ya que es un sector vital, tanto por su porcentaje como por los avances en educación, afirmó el titular del Imjuve, José Manuel Romero Coello.

Durante la presentación de la Primera Encuesta Iberoamericana de Juventudes realizada en la Casa de América de Madrid, España, agregó que la esperanza de los jóvenes mexicanos para los próximos cinco años es de mayor optimismo respecto al promedio del país.

"Los jóvenes en México son 36.6 millones y tienen una expectativa de bienestar mejor para los próximos cinco años que el propio país o que algunas instituciones, lo que muestra una esperanza y deseos de salir adelante", aseveró.

Se quiere que los jóvenes generen sus empleos, y para que eso suceda se debe impulsar la creación de empresas, ya que en México se cuenta con el bono generacional para hacerlo y "esta es una oportunidad de lograr que ellos puedan ofrecer los empleos en vez de pedirlos", planteó.

Reconoció que "hay muchas ideas en las universidades, pero es verdad que muchos jóvenes necesitan cultura emprendedora, por lo que se quiere despertar ese espíritu, y después pasar al financiamiento".

El director del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) afirmó que uno de los problemas que tiene el país es el de los jóvenes que ni estudian ni trabajan (ninis), y que ante ello se quiere alcanzar el 80 por ciento de la cobertura de bachillerato.

En ese sentido, refirió que el Imjuve trabaja en un plan para reforzar los Espacios Poder Joven con oferta educativa. "Se quieren crear centros digitales, es un programa que puede rendir resultados a corto y mediano plazo y ayude a empatar con los objetivos de educación media superior"anotó.

El estudio desarrollado por la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), reúne los resultados de más de 20 mil encuestas a jóvenes de entre 15 y 29 años, de 20 países de la región.

El estudio aborda su percepción y opinión de ese sector acerca de diversas temáticas (educación, seguridad, instituciones, drogas, familia) pidiéndoles que valoren sus situaciones actuales y a futuro (cinco años) de sus trayectorias personales y las de sus países.