El rock progresivo, un monolito en el abandono: Iris Bringas

Convencida de que el arte no está hecho para entretener ni para enseñar, sino para marcar momentos de conciencia y generar impactos, la cantante, compositora y productora mexicana Iris Bringas aseguró hoy aquí que el rock progresivo es un monolito en el abandono.

Entrevistada a propósito de su presentación del próximo 1 de agosto en el Foro El Tejedor de la Cafebrería El Péndulo, en la colonia Roma, la intérprete sostuvo que este género musical requiere de más espacios para promoverlo y difundirlo.

"Está abandonado porque no existe cabida para el género. Tienes que materializarlo como un rock experimental o hacer que el género sea atractivo", dijo la joven y talentosa artista.

Bringas, quien en el 2010 recibió una mención honorifica en los Indie Music Awards, en Londres, pugnó por "sacar" al género de esta crisis y exponerlo en diversos foros, festivales y otros espacios.

Consideró que de los años 70 a la actualidad el rock progresivo no había evolucionado, pero de pronto "comenzó a llamarse rock alternativo, indie, etcétera", adquiriendo mayor fuerza entre los rockeros de su generación y los más jóvenes.

La exponente de rock progresivo independiente ofrecerá el espectáculo "Marte en Cero" -La última rebelión de los hombres, un proyecto con el que, además de celebrar 15 años de trayectoria, involucra el concepto multimedia y un CD.

Durante el espectáculo, la cantante estará acompañada de rock acústico y de un ensamble con músicos mexicanos reconocidos, recreando la fantasía de un viaje en el interior del ser.

El ensamble con el que se presentará está integrado por: Alex Fernández Figueroa (violín), Jonathan Villafuerte (cello), Mario Cortés (contrabajo), Omar Castañeda (batería), Victor Hernández (piano) y Jehová Villa (guitarras, composición, arreglos y producción general).

Sobre "Marte en Cero", dijo que es la postura de una última rebelión de la humanidad, la cual alude a hacerte consciente de ti mismo y de los compromisos que adquieres con la naturaleza, la tierra y el ser humano.

De los 13 temas que integran su producción, destacó: "Regresar el origen"; "No me nombres", que versa sobre ver a la naturaleza como una extensión del cuerpo; "Punto ciego", que habla sobre la semilla que se deja al mundo y lo que creamos; y "Corazón violeta".

Es importante destacar que este material tiene la peculiaridad del estilo independiente que ha manejado Iris Bringas durante su carrera.

Para ella, es imprescindible la presentación de la música viva antes de la manufactura del disco, pues de esa manera el ensamble genera sonoridades más compenetradas.

Su música siempre lleva un contexto conceptual y social que debe ser asimilado ante la experiencia de la interacción en escena, aseguran sus promotores.

El concepto de "Marte en Cero", cuya distribución es limitada, está ligado a los vaticinios que el ser humano ha creado para cerrar ciclos que nunca se cumplen.

Por ejemplo, en una de sus cuartetas, Nostradamus habla de que la alineación de los planetas en la coordenada cero iniciará con la colocación de Marte en Nonato (Venus), evento que, según los astrónomos, está previsto para este año, o como las profecías mayas que hablan del cierre de un ciclo.

Sin embargo, las piezas de "Marte en Cero" no sólo hablan de la conciencia, sino de los ciclos por los que ha atravesado la civilización: el miedo, la protección a la infancia, el amor protector y el origen. Eso es lo que "nos hace volver y lo que nos permite trascender a través de nuestra propia genética", de acuerdo con la intérprete.

Tras su presentación en El Péndulo, Bringas se presentará en el Instituto Politécnico Nacional, los días 19 y 20 de septiembre, además el día 21 del mismo mes ofrecerá un concierto en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), donde promocionará su espectáculo "De barro y maíz".