Convoca Graco Ramírez a mesa de diálogo a inconformes por obra

Para salvar el proyecto de ampliación de la carretera La Pera-Cuautla, el gobernador Graco Ramírez convocó a una mesa de diálogo entre una veintena de opositores a la obra, autoridades municipales de Tepoztlán y funcionarios del gobierno estatal.

En un comunicado, el gobierno de Morelos señaló esa mesa de diálogo es la respuesta del jefe del ejecutivo estatal a las acciones violentas perpetradas por un grupo de vecinos de Tepoztlán contra del presidente municipal, Francisco Navarrete.

En ese sentido, Graco Ramírez dijo que el uso de violencia es innecesario pues siempre ha mantenido una actitud de diálogo con los habitantes inconformes del Pueblo Mágico, y que su objetivo de gobierno es generarle a todo Morelos mejores condiciones de vida, a través del empleo y la inversión pública estatal.

Recordó que la totalidad de estos recursos para construir la carretera La Pera-Cuautla provienen del gobierno federal y con ella se agilizará la vialidad entre Morelos, el Estado de México y la ciudad de México y se dará impulso al turismo.

Reitero que el proyecto mencionado tendrá una inversión para la entidad de casi mil millones de pesos, de los cuales 450 millones serán para Tepoztlán. "Además, el proyecto generará tres mil empleos directos e indirectos en la zona Cuautla-Tepoztlán", dijo.

Asimismo, el secretario de Gobierno, Jorge Messeguer Guillén, indicó que han logrado varias reuniones con diversos sectores de la población tepozteca, porque hay interés en llegar a acuerdos.

"Se han pronunciado muchos sectores del municipio de Tepoztlán que están conformes con este proyecto, comuneros y ejidatarios, y también respetamos a los que no lo quieren; la instrucción es el diálogo, mediante el diálogo estamos resolviendo los problemas", indicó.